Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Apuntes

Font de Mora ve discreta la enorme deuda universitaria

Las universidades públicas no ven un euro de la Generalitat desde finales de agosto. Los centros se encuentran al borde del colapso. Algunos han empezado a recortar salarios. Todos han advertido de que se acercan al límite legal de endeudamiento (para seguir pagando las nóminas han recurrido a nuevos créditos bancarios). El incumplimiento se suma a la enorme deuda (914 millones de euros) que el Consell mantiene con los cinco campus y que el año pasado decidió pagar poco a poco hasta 2022. Y los rectores escriben cartas de alarma que el consejero de Economía, Gerardo Camps, no les responde.

Alejandro Font de Mora, titular de Educación, asistió ayer a un acto universitario y se encontró con que ningún rector de las universidades públicas (aunque sí los de las dos privadas) apareció por allí. Font de Mora calificó el nuevo abandono financiero de "discreto retraso", dijo entender las "incomodidades" que genera, le echó la culpa al Gobierno central (por no haber transferido los fondos del nuevo modelo de financiación autonómica), y prometió que todo se resolverá "antes del 31 de diciembre".

A la misma hora, el rector de la Universitat de València advertía en el claustro de que si no recibe lo atrasado este año, la institución sufrirá una "catástrofe económica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009