Las editoriales preparan el 'big bang' del libro digital en la escuela

Varias empresas se unen en una puerta de acceso común

Los libros digitales empezarán a llegar a los institutos y a los colegios de forma masiva a partir del curso que viene. Y las editoriales están ya a punto para esta nueva etapa.

Una veintena de empresas se han sumado a una plataforma tecnológica común para distribuir sus libros digitales. Son editoriales grandes, pequeñas y medianas que se aprestan a distribuir sus libros por las escuelas utilizando una plataforma común llamada Virtus, aunque no de forma exclusiva. Precisamente, algunas de estas empresas consultadas insisten en que su participación en la plataforma no les cierra otras puertas y que se reservan otras opciones. Entre las editoriales que se han sumado a esta plataforma figuran Anaya, Castellnou, Barcanova, Del Serbal, Macmillan y Almadraba.

El plan de la Generalitat y el Ministerio de Educación para informatizar las aulas ha empezado este curso con 33.000 alumnos. Pero el big bang digital llegará a partir de septiembre de 2010, cuando afecte a todos los alumnos (120.000) de primero y segundo de secundaria de centros públicos y concertados. Otros 130.000 de quinto y sexto de primaria se verán afectados en los dos cursos siguientes. La Generalitat ha llegado a un acuerdo con el Ministerio de Educación para financiar al 50% este plan que se firmará en breve.

Virtus es una firma privada que nació como empresa trampolín en el seno de la Universidad Pompeu Fabra. Con su sistema, docentes y alumnos tienen un sólo password y "no uno por cada editorial" que contiene la plataforma, recalca la empresa. El profesor puede enriquecer el libro con nuevos contenidos y los editores también pueden ir agregando material.

Otra editorial, Santillana (del grupo Prisa, editora de EL PAÍS), está estudiando "todas las opciones. No hemos decidido si vamos solos o con otros", declaran desde esta editorial ante el plan de la Generalitat. "En todo caso, los componentes tecnológicos siempre han sido vitales para nosotros y por eso todos nuestros materiales los tienen", destacan fuentes de esta empresa. "Seguimos dando importancia al libro de papel y creemos que los dos pueden complementarse", añade Santillana, que opera en toda España y Latinoamérica, y en Cataluña a través de su filial Grup Promotor.

También Digital-Text está en el mercado del libro digital y quiere tener un papel en la nueva etapa. Nació en el seno de la Universidad de Barcelona y tiene una plataforma de acceso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS