Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MARIONA CARULLA Y JOAN LLINARES | Presidenta y director del Palau de la Música

"Pediré en febrero a la asamblea del Orfeó continuar como presidenta"

A las nueve y media de la mañana, el Palau de la Música justo se despereza tras el concierto de la víspera. No hay turistas, el bar del foyer no ha abierto todavía sus puertas, ni ha empezado la tanda de visitas al edificio de Domènech i Montaner, patrimonio de la humanidad. En la tercera planta, sin embargo, las calculadoras echan humo desde hace rato junto al despacho de la presidenta del Orfeó Català, Mariona Carulla. Los auditores no levantan los codos de la mesa en la sala de juntas, repleta de papeles y carpetas por todos lados. Mudos, desde la pared del fondo, todos los presidentes de la institución, desde Ferran Trulls a ¡Fèlix Millet!, les observan.

Pregunta. ¿En qué estado está la auditoría de las obras de ampliación?

Joan Llinares. Se está trabajando en ello. De haber desfalco, la dinámica del fraude puede tener fórmulas diferentes de las halladas hasta ahora. Se está pidiendo a las empresas constructoras que confirmen los datos de obra certificada y pagada.

Pregunta. ¿Hasta dónde piensas remontarse en el análisis de las cuentas del Palau?

J. Ll. Pensamos remontarnos al pasado mientras los esfuerzos de investigación y auditoría se vean compensados por los resultados. Partimos de una valoración jurídica de delito continuado. Por ello, nos planteamos ir hacia atrás más allá de año 2000, fecha tope de la auditoría presentada.

Mariona Carulla. Cuanto más atrás nos vamos más difícil resulta encontrar los documentos contables, que han desparecido o se han destruido.

Pregunta. Señora Carulla, usted conocía bien a Millet. ¿Cuándo se sintió engañada por él?

M. C. Nuestras familias eran amigas. Al principio no me lo creía. Como mucha gente, pensaba que se trataba de algo menor, de poca importancia. Pero cuando empezamos a descubrir cómo había engañado y defraudado mi indignación fue creciendo. Y que pasara a cobro del Palau las facturas de las bodas de sus hijas y los viajes con la familia ya es de una gran desfachatez.

Pregunta. ¿Cuándo fue la última vez habló con Millet?

M. C. Después de asumir la presidencia el 27 de julio, él volvió al que había sido su despacho un par de veces. La segunda tuve que pedirle que no volviera más. Nos habíamos comprometido con el fiscal a realizar una investigación interna para evitar eso que nos querían hacer... la intervención judicial. Que él siguiera viniendo al Palau nos comprometía. Después de esto no le he visto más.

Pregunta. Al asumir la presidencia del Orfeó explicó que tuvieron que insistirle mucho para que aceptara y que sólo la consoló que el cargo era temporal. ¿Sigue pensando lo mismo?

M. C. Me he comprometido hasta que se arregle todo y hasta que el proyecto de futuro esté en marcha y esto no se acaba en cuatro meses. Haría un mal servicio al Palau de la Música si lo dejara a medias. En la asamblea del Orfeó de próximo febrero pediré la ratificación como presidenta para continuar la reforma de la institución hasta el final.

Pregunta. ¿Cuál es el modelo jurídico que tienen en mente?

M. C. Que las tres instituciones, Orfeó, fundación y consorcio, tengan su propia personalidad pero simplificado la estructura.

J. Ll. Se constituirá, en los próximos días, un grupo de trabajo transversal integrado por miembros de las tres instituciones que es la que deberá diseñar la estructura futura.

Pregunta. ¿Lo ocurrido puede perjudicar la captación de los ingresos por mecenazgo?

M. C. Un alto porcentaje de mecenas continúa. Y se vaya quien se vaya no se dejará de hacer nada de lo que se estaba haciendo. Todos los ciclos de conciertos continuarán.

J. Ll. Se ha creado una comisión artística formada por miembros de la junta del Orfeó que trabaja en esta línea. Ya hay cosas claras, como que el Palau de la Música no cerrará en agosto como venía haciendo hasta ahora. Es inconcebible en una institución como ésta.

Pregunta. ¿Se incrementará la programación propia del Palau?

M. C. No se ha tratado el tema todavía. Lo que sí aumentará es el nivel de la programación que ofreceremos. Pensamos en la creación de un consejo artístico con un jefe que planifique y no sólo con gente de dentro del Palau, también con asesores externos. Nos lo estamos cuestionando todo. Pero les puedo decir una cosa que tengo clara, que de esta fuerte sacudida sufrida el Palau saldrá beneficiado y muy mejorado.

Pregunta. ¿Por cierto, y la hipoteca del local que Millet vendió al Orfeó un día antes del registro policial al Palau?

J. Ll. La hipoteca está cancelada. Y sobre el local, que ha vuelto a manos de sus antiguos propietarios, pesa una hipoteca de 800.000 euros, que integra todos los gastos generados por la reversión, que deberán cancelar ellos. Si no lo hacen el 30 de abril próximo como fecha tope, el Orfeó podrá ejecutar la hipoteca en subasta pública o quedarse el local. Lo que se había comprado por tres millones de euros puede acabar siendo de la institución ahora por 800.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 2009