Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Vuelta y la selección reabren la polémica identitaria en el Parlamento

PSE, PP y UPyD piden su regreso a Euskadi frente a la oposición nacionalista

El Parlamento reavivó ayer la vieja cuestión identitaria al aprobarse en su Comisión de Cultura, con los votos de PSE, PP y UPyD, una resolución en la que se apoya el regreso a Euskadi de la Vuelta ciclista a España y de la selección española de fútbol. Sólo PNV y Aralar pudieron aprovechar su representación en el órgano para rechazar el texto, aunque la propuesta motivó también las críticas de otras formaciones como EB o EA.

En el caso del fútbol, la resolución invita a la Federación Española a que tenga en cuenta al País Vasco como posible escenario en la "programación de las próximas citas" de las selecciones, ya sean la absoluta, la femenina o las de categorías inferiores. Es algo que no sucede desde el 31 de mayo de 1967, cuando San Mamés acogió la visita de Turquía en un partido oficial.

La ronda no toca el País Vasco desde 1979 y España no juega desde 1967

La propia federación ha mostrado en varias ocasiones su ilusión porque España juegue en Euskadi, donde el pasado siglo disputó siete partidos. Seis en La Catedral y otro en el viejo Atotxa, saldados con cuatro victorias y tres empates. La iniciativa parlamentaria, sin embargo, se reduce a un gesto más bien simbólico, ya que la decisión final corresponde a los propios clubes, que son quienes deben cursar la invitación y ceder sus respectivos estadios.

De igual modo, la Comisión de Cultura acordó solicitar a Unipublic, en su calidad de entidad organizadora de la Vuelta a España, que incluya a Euskadi "como llegada y salida de alguna de las etapas" de la ronda, que no pasa por la comunidad autónoma desde 1979, pese a la gran afición al ciclismo que en ella se profesa. A lo largo de la historia, el País Vasco ha sido punto de partida en 95 etapas y escenario final en 112. Durante la última incursión, el entorno de ETA saboteó el recorrido a la altura de Durango, obligando a los ciclistas a realizar el tramo previsto hasta Zarautz en coche, y desde entonces la carrera ha evitado la comunidad autónoma.

La resolución aprobada insta al Departamento de Cultura a que apoye el regreso de la Vuelta "directamente, en colaboración con otras instituciones y las federaciones ciclistas de Euskadi". Solicita, además, la implicación del resto de instituciones vascas, de los estamentos federativos y los clubes "para hacerlo posible".

Tras años de baldíos intentos desde la oposición, la nueva mayoría que conforman en el Parlamento socialistas y populares ha permitido un vuelco de la situación. La última vez que se abordó el posible retorno de la Vuelta a las carreteras vascas fue el pasado 11 de diciembre, cuando la propuesta planteada entonces por el PP fue rechazada por PNV, EHAK, EA y EB, bajo la argumentación de que "Euskadi no es España".

La parlamentaria socialista Cristina Laborada recordó ayer la gran afición que existe en Euskadi al ciclismo y al fútbol, por lo que pidió que la cuestión se aborde desde una perspectiva "única y exclusivamente deportiva". El popular Carmelo Barrio, por su parte, se escudó en los índice de audiencia televisiva y destacó que la propuesta "aporta normalidad". Una opinión que comparte el alcalde peneuvista de Bilbao, Iñaki Azkuna, quien incluso recordó que el Ayuntamiento de la capital vizcaína ya aprobó, con el voto del PNV, una moción para acoger una etapa de la Vuelta.

El senador jeltzale Iñaki Anasagasti, por su parte, supeditó el regreso de la Vuelta y del combinado de fútbol a la desaparición de ETA. Su compañero de partido en el Parlamento Peio Iparragirre, en cambio, reivindicó la oficialidad de las selecciones deportivas vascas, petición en la que coincidió con Aralar y EA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de noviembre de 2009