Reportaje:

Perugorría y Cruz, detrás de la cámara

Los actores de 'Fresa y chocolate' dirigen el drama erótico 'Afinidades'

Los actores cubanos Jorge Perugorría y Vladimir Cruz acaban de poner punto final al rodaje de Afinidades, el primer largometraje donde se estrenan como directores, cuando se cumplen 16 años de su despegue en Fresa y chocolate. La famosa película de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío fue "el inicio de todo", y ahora el ciclo se cierra con este filme. Aborda los intercambios de parejas, pero es más que una simple historia picante. "Puestos a calificarla, sería un drama erótico-psicológico", dicen con complicidad.

Han sido tres semanas de filmación en la Ciénaga de Zapata (exteriores) y otras tres en la localidad habanera de Santa Fe (interiores). Se les ve satisfechos aunque cansados. Ser protagonista y director es complicado, pero si son dos los actores-codirectores el enredo es de envergadura. "Todo fue bien. Como actores empezamos con una codirección y ahora igual como realizadores...", aseguran. Afinidades comenzó hace unos años, cuando Cruz escribió el guión tras leer Música de cámara, novela del escritor cubano Reinaldo Montero. David y Diego, sus papeles en Fresa y chocolate, se dijeron: "¿Y por qué no la dirigimos nosotros?".

La película trata del intercambio de parejas y de cómo manipula el poder

En la ficción Perugorría es el gerente de una empresa cubana que va a convertirse en asociación mixta, y su pareja es una abogada española (la actriz andaluza Cuca Escribano). Cruz encarna a un físico que trabaja en la misma compañía y puede perder el puesto, quien anima a su novia -la debutante actriz cubana Gabriela Griffith- a participar en un anguloso juego sexual. Los cuatro van a pasar un fin de semana a un lugar paradisíaco y allí, en 48 horas, transcurre la acción.

"Afinidades es una película de personajes", dicen. Sus secuencias tórridas -que abundan- son el motor de una historia que pretende ahondar en lo que ocurre cuando se traspasan ciertos límites. Al tiempo reflexiona en la capacidad de manipulación del poder y otras miserias del mundo moderno. "Pese a estar en un lugar mágico y tener todas las opciones sexuales, estas personas no logran escapar de su infelicidad", afirman. "Es la alienación a que conduce la sociedad de hoy y la incertidumbre ante el futuro".

Esta coproducción cubana con Hispafilms no es sólo caliente por sus secuencias de cama. Ni parece que vaya a pasar a la historia como un simple "experimento" de Perugorría y Cruz. Ambos han dirigido varios cortos y documentales; ahora parecen decididos a dar el doble salto mortal que nunca imaginaron: de Fresa y chocolate al riesgo del cine total, con Afinidades como primer asalto.

Gabriela Griffith, entre Vladimir Cruz (izquierda) y Jorge Perugorría, en <i>Afinidades</i>.
Gabriela Griffith, entre Vladimir Cruz (izquierda) y Jorge Perugorría, en <i>Afinidades</i>.IGNACIO BARRIOS
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS