Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tripartito dispara el déficit para sacar a Cataluña de la crisis

Los Presupuestos para 2010 priorizan el gasto social, la inversión y la I+D

La economía catalana sigue precisando políticas anticíclicas; esto es, gasto. No sólo para salir del pozo, que también, sino para atender a los colectivos más necesitados (parados, dependientes) y mantener la cohesión social y acelerar en la medida de lo posible el cambio de modelo productivo con innovación. Ésta es la filosofía de los Presupuestos de la Generalitat para 2010, los últimos de la legislatura, que ayer aprobó el Gobierno catalán y que el consejero Antoni Castells entregó al Parlament. Las cuentas para todo el sector público (Administración y empresas) crecen el 7,3% y ascienden a 36.700 millones de euros.

El problema es que la merma recaudatoria "sin precedentes" -los ingresos tributarios caerán el 24,4%- por el impacto de la crisis no deja mucho margen, y a la Generalitat no le ha quedado otra que agrandar los números rojos y seguir endeudándose. Tiene previsto cerrar con un déficit de 6.370 millones de euros, lo que representa el 3,25% del PIB catalán. Como supera con creces el 2,5% acordado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, requerirá el beneplácito del Gobierno. Para sufragar este déficit, la Generalitat se endeudará en 7.761 millones de euros, hasta alcanzar un volumen total de más de 29.000 millones de euros, el 13,95% del PIB.

"No existen tensiones internas" por la reforma de sucesiones

La Generalitat cerrará con unos números rojos de 6.370 millones

Podría haber sido mucho, pero sin el nuevo modelo de financiación, que aportará 2.600 millones extras. Sin acuerdo, los ingresos vinculados al sistema habrían caído el doble.

La mejor manera de pagar las deudas es creciendo, saliendo de la crisis. Y Castells espera que este presupuesto contribuya a ello. Frente a una recesión del 4,1% para este año, el consejero prevé que en 2010 la economía catalana sólo retrocederá el 0,5% y que, a partir del segundo semestre del año, abandone las tasas negativas. Con todo, el paro seguirá creciendo, se destruirán 61.000 puestos de trabajo, la tasa de desempleo superará el 18% "y es posible que nos quedemos cortos, en 2011 será mucho peor", advirtió Castells.

Por ese motivo, el tripartito seguirá focalizándose en el gasto social, que representa casi el 55% de toda la tarta presupuestaria: sube el 45,2% la renta mínima de inserción, los planes de empleo y la dotación a la Ley de Dependencia, entre otros.

Asimismo, consolida la inversión pública en cotas históricas (6.177 millones) para reactivar la economía, aumenta el 21,7% los recursos en I+D+i, hasta superar los 600 millones de euros, para fomentar la productividad y, en paralelo, aplicará políticas de austeridad: reducirá el 0,4% el gasto público en términos homogéneos (excluida la amortización de la deuda), congelará los sueldos de los altos cargos, aumentará la retribución general el 0,3% y reducirá un millar de puestos de funcionarios porque, mientras haya crisis, dejará las plazas vacantes.

El esfuerzo inversor de la Generalitat se sumará al que realizará el Gobierno, que no figura en las cuentas públicas catalanas, pero que Castells quiso destacar en cumplimiento de la disposición adicional tercera del Estatuto. Por esta vía, Cataluña recibirá el año que viene 4.447millones de euros.

En cuanto a la anunciada reforma del impuesto de sucesiones, Castells negó, a preguntas de los periodistas, que existan "tensiones" en el tripartito, si bien precisó que el Gobierno catalán aún no ha decidido cómo tramitar estos cambios legales.

El consejero dijo que prevé explicar cómo se lleva a cabo esta reforma, si a través de la ley de medidas fiscales y financieras (la antigua ley de acompañamiento) de los presupuestos de 2010 o de un proyecto de reforma específico, coincidiendo con el debate de totalidad de los presupuestos, que se hará el 18 y 19 de noviembre.

En cualquier caso, ni Castells, ni su número dos, el secretario general del Departamento, Martí Carnicer, concretaron qué impacto tendrá para las arcas públicas esta reforma de sucesiones, si bien confiaron en que entre en vigor "lo más pronto posible". "En función de lo que pase, actuaremos", añadió Carnicer.

Datos de interés

- La inversión por habitante será de 682 millones de euros, el 7,5% menos que la del ejercicio en curso.

- El número de funcionarios es de 181.049 personas y si se tiene en cuenta el personal de todo el sector público (empresas incluidas), alcanza las 226.322 personas.

- El año que viene verán incrementado su sueldo el 0,3%, pero el capítulo de remuneraciones sube el 7,1% debido a los trienios, las pagas extra de acuerdo con el convenio y a la consolidación del personal que se incorporó a mediados del año anterior (como los maestros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de noviembre de 2009

Más información