Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU enciende la crispación con ataques a la mujer de Montilla

Puig airea los cargos que acumula Anna Hernández, que sólo cobra un sueldo

La batalla a cara de perro que mantienen Convergència i Unió y el Partit dels Socialistes para ver quién sale peor parado de los casos de corrupción que afectan a ambos partidos entró ayer en una nueva dimensión con los ataques directos de los nacionalistas a la esposa del presidente de la Generalitat, Anna Hernández, por "acumulación de cargos". El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, aireó ayer las diferentes responsabilidades políticas que tiene Hernández, que ejerce como teniente de alcalde en Sant Just y como diputada de la Diputación además de los cargos inherentes a estas responsabilidades.

"En una visión retrospectiva", dijo Puig, "yo no me imagino a Marta Ferrusola [esposa del anterior presidente de la Generalitat y líder de CiU, Jordi Pujol] ocupando los cargos de consejera del Túnel del Cadí, de La Caixa y del Consell Comarcal del Baix Llobregat, y siendo, además, primera teniente de alcalde de un municipio, aparte de acumular la presidencia de dos empresas municipales de promoción económica en materia de urbanismo y vivienda".

"No me imagino a Marta Ferrussola ocupando estos cargos", dice Puig

Según el secretario general adjunto de CDC, su partido ya tenía constancia desde hace tiempo de "la hiperactividad de Ana Hernández", y añadió: "he de pensar que al presidente de la Generalitat, José Montilla, ya le parece bien" que se produzca esta situación. Puig cuestionó con estas palabras que Hernández deba ocupar "una quincena de cargos".

Las palabras del número dos de Convergència causaron indignación en las filas socialistas, que vieron en ellas un intento de verter sombras de duda sobre Hernández y el propio presidente de la Generalitat.

Por este motivo, la Diputación de Barcelona emitió un comunicado en el que corregía algunas de las afirmaciones de Puig y recordaba que, en cumplimiento de la ley de incompatibilidades, Hernández sólo cobra un sueldo público, el correspondiente a diputada del ente provincial. Lo que sí puede cobrar Hernández, como cualquier otro representante público, son dietas por asistencia a reuniones. La diputación también recordó que Hernández no es una recién llegada a la política y rechazó cualquier sombra de nepotismo. "Anna Hernández es funcionaria de carrera desde hace 33 años y lleva 13 como concejal en Sant Just Desvern, condición indispensable para ser diputada provincial", reza la nota.

El comunicado también hace una relación completa de los cargos de Hernández, en su mayoría inherentes a sus responsabilidades municipales. Éstos son: primera teniente de alcalde y concejal de Relaciones Institucionales, Urbanismo y Vivienda de Sant Just; presidenta de Promunsa y Proecsa, las empresas municipales de vivienda y promoción económica; representante del Ayuntamiento en la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos; representante en el consorcio de Turismo del Baix Llobregat y en la asociación del plan estratégico metropolitano y del pacto industrial de la Región Metropolitana. Como diputada y presidenta del área de Urbanismo de la Diputación también es representante en la sociedad Túnel del Cadí SA, en la comisión catalana de Tráfico y Seguridad Viaria y en el consorcio de La Mina. También es consejera general de La Caixa.

A última hora de la noche, Convergència emitió otro comunicado en el que aseguraba que Felip Puig no quiso atacar a Hernández por su condición de esposa de Montilla: "Queremos distinguir entre la valoración política sobre la acumulación de cargos de cualquier ataque a la familia del presidente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 2009