Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Referente de los ecosistemas rurales

Considerada la zona de mayor valor ecológico y paisajístico de la capital alavesa, los Montes de Vitoria rompen virtualmente la provincia por la mitad, en un largo cordal de suaves lomas con una altitud media de mil metros que cierra la ciudad por el sur y tiene su cota en el monte Kapildui (1.177 metros).

El paraje suma unas 8.400 hectáreas, una extensión similar al parque natural de Izki y el doble que el de Valderejo. Alberga una notable muestra de hayedos y quejigales. Recorren su interior los ríos Batán y Zapardiel, y está tachonado de cimas tan populares entre los vitorianos como los montes Palogán, Zaldiaran y Olárizu. Viven en él sin problemas corzos, águilas culebreras, azores, gavilanes, búhos, pájaros carpinteros, visones europeos o gatos monteses, entre otras muchas especies animales.

Este gran parque debe parte de su personalidad a la actividad agrícola tradicional. Dentro de los Montes de Vitoria existe un hermoso paisaje, salpicado por pequeñas aldeas entre campos de cultivo, un referente en vías de extinción de los ecosistemas rurales.

En la práctica, cualquier figura proteccionista que adopte el Gobierno tendrá consecuencias inmediatas. Además de poner límite a las urbanizaciones, deberán contratarse guardas forestales para vigilar la zona y multar cualquier tipo de expolio o estropicio. El área deberá disponer de un plan especial contra incendios y, además, el Ayuntamiento podrá comprar algunos montes que hoy se hallan en manos de particulares.

Los técnicos del Centro de Estudios Ambientales del Ayuntamiento de Vitoria han realizado diversos estudios con el fin de que los montes queden unidos al anillo verde que rodea la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de noviembre de 2009