Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente apuesta por proteger los Montes de Vitoria

El Ayuntamiento alerta de las amenazas sobre la zona

El Gobierno confirmó ayer que estudiará declarar los Montes de Vitoria como zona protegida tras la solicitud realizada en ese sentido por el pleno del Ayuntamiento de la ciudad, que ve amenazado este ecosistema por distintas infraestructuras. El consistorio teme en especial por el impacto de los tres parques eólicos que están proyectados, que aprovechan la cercanía de Treviño para instalarse en el que está considerado el pulmón de la capital alavesa.

La concejal de Medio Ambiente, Blanca Cañada, confirmó tras reunirse con representantes del correspondiente departamento del Gobierno que "el compromiso alcanza a la elaboración del plan de ordenación de recursos naturales de la zona antes del fin de 2010". La pretensión es dotar a la zona del mayor grado de protección, declarándola parque natural (como lo son en Álava los macizos de Gorbeia, Urkiola, Izki o Valderejo), reserva de la biosfera (como Urdaibai, en Vizcaya) o zona de protección especial, al estilo de otras sierras alavesas.

La pretensión es dotar a la zona del mayor grado de protección

De este modo, se consigue por fin un entendimiento entre el municipio y el Ejecutivo, en una iniciativa que se remonta a 2005 cuando el anterior alcalde, el popular Alfonso Alonso, hizo la misma solicitud al Gobierno que entonces presidía Juan José Ibarretxe, con nulos resultados.

Ahora, la necesidad obliga. Los Montes de Vitoria se enfrentan a los citados parques eólicos, que se ubicarán en el cordal de 8,5 kilómetros que culmina esta sierra. Los promotores instalarán los molinos de viento en el municipio burgalés de Treviño, como mucho a 100 metros de la frontera alavesa, que se reducen a 10 en el caso de infraestructuras secundarias. La Diputación de Álava ya ha recurrido los proyectos, solicitando que sea el Ministerio de Medio Ambiente el que realice el estudio de impacto ambiental, en lugar de la consejería correspondiente de la Junta de Castilla y León, ya que afecta dos comunidades.

De igual modo, ha recurrido la línea de alta tensión que Red Eléctrica quiere instalar entre Labraza y Vitoria, pasando por todo el Condado de Treviño y la sierra vitoriana, sin olvidar la cárcel de Zaballa, en el extremo oriental de los montes, otro de los frentes de protesta abiertos por el departamento foral de Medio Ambiente.

Y la guinda a este pastel de infraestructuras la ponen el circuito de coches diseñado en Mendiola, en su lado occidental, y los proyectos de urbanización en el sur de la ciudad, justo bajo de la sierra. En efecto, los Montes de Vitoria están rodeados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de noviembre de 2009