Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El triunfo de Rajoy en el pulso con Aguirre coloca a Rato en Caja Madrid

La presidenta espera ahora de Génova un castigo para Cobo - Camps acata las órdenes del partido y remodela su equipo

Mariano Rajoy sofocó ayer en el último momento el incendio declarado en el PP a cuenta de la trama Gürtel, que ha abierto una crisis sin precedentes en el Gobierno valenciano, y las reticencias de Esperanza Aguirre a aceptar a Rodrigo Rato como presidente de Caja Madrid. El líder popular despejó la crisis sólo 24 horas antes del Comité Ejecutivo nacional, previsto para hoy, en el que, según él mismo anunció, tomará medidas para acabar con la "deslealtad y la falta de respeto a la militancia" que había observado en el partido. "Santo Job no hay más que uno", dijo.

En Madrid, Esperanza Aguirre renunció a imponer a su vicepresidente Ignacio González para presidir Caja Madrid y apoyó la candidatura de Rato. Aguirre espera ahora un castigo ejemplar para el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, por su entrevista con EL PAÍS.

MÁS INFORMACIÓN

En la Comunidad Valenciana, Francisco Camps hizo el ajuste en el partido que le pidió la dirección nacional. Situó ayer como hombre fuerte al consejero Vicente Blasco, que asumirá la portavocía parlamentaria. Blasco inició su carrera política en el PSOE, que le expulsó en 1991 por sospechas de corrupción en su gestión en la Consejería de Obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 2009