Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres del niño obeso piden otra oportunidad a la Xunta

"El niño sabe todo lo que está pasando y pide que, por favor, le dejen quedarse con nosotros, con sus abuelos y sus tíos y seguir en el colegio". Eso contaron ayer los padres del niño orensano de 9 años a los que la Xunta ha retirado la tutela temporalmente porque el chico pesa más de 70 kilos, algo que pone en riesgo su salud e indica, dicen, "desamparo". Un auto obliga al niño a ingresar ahora en un centro de menores, después de que se diera a los padres una oportunidad de reconducir la dieta del muchacho, sin éxito. Ayer, entre sollozos, pidieron una segunda oportunidad para ponerle a régimen. "Ahora ya está comiendo sano: todo cocido, a la plancha y verduras; nada de bollería, y no protesta", asegura el padre, Luis Montoya, que atribuye el éxito de la dieta a los consejos de su abogado. Por ahora, al niño lo mantienen escondido y el abogado anuncia un recurso.

El juez del caso, José Javier Bobillo, explicó que el ingreso en el centro de menores "no supondrá en modo alguno la ruptura definitiva" con su entorno familiar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 2009