Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje a la lírica medieval de Alfonso X el Sabio

Una exposición reúne las 'Cantigas' completas por primera vez

En su afán de conocimiento no contaban las fronteras. Su horizonte fue europeo siete siglos antes de que el mundo inventase la palabra globalización para explicarse. Y las empresas artísticas que acometió lo convirtieron en un avanzado a su tiempo, la Edad Media, en el sentido menos tópico del término. Alfonso X el Sabio (1221-1284) fue hombre polifacético y rey de Castilla y León, sí, pero también de la modernidad, por la amplitud de su cultura y el afán renovador de las leyes que dictó. Y así lo presenta hasta enero la muestra que, en la sala San Esteban de Murcia, reúne 250 piezas, 80% de ellas, según el comisario Isidro G. Bango Torviso, "obras maestras del arte medieval hispano y europeo".

La muestra de Murcia presenta a un rey adelantado a su tiempo

El sonido medieval de las Cantigas transporta al visitante a la entrada de la exposición, que acierta en mostrar al monarca en toda su complejidad. Se trata del mejor contexto para ingresar en una de las etapas más brillantes del arte y la cultura hispanos y de su relación con el mundo islámico y los reinos cristianos de Europa.

La ocasión es única. Los cuatro códices de las Cantigas de Santa María nunca estuvieron juntos en los dos últimos siglos, según cálculos de Bango Torviso.

"Tenemos la certeza de que convivieron en la Capilla Real de la catedral de Sevilla, donde fue enterrado Alfonso X el Sabio en 1284. A partir de ese momento, cada una de ellas corrió una suerte distinta. Actualmente, dos se encuentran en el monasterio de El Escorial, otra en la Biblioteca Nacional y una cuarta en la Biblioteca de Florencia". Este corpus único, una obra colectiva en la que se adivina la mano del monarca, se considera el repertorio musical europeo más importante de la lírica medieval. Un material único que ha permitido ahondar en las fascinantes raíces del folclore musical europeo.

Los 420 poemas se convierten en Murcia en un festín para los sentidos con el que aprehender la compleja sociedad de la España del siglo XIII. Los instrumentos musicales de la época se encuentran reflejados en textos e imágenes y algunos de ellos han debido ser reproducidos para poder interpretar con fidelidad aquellas melodías.

Del recorrido sorprende especialmente la Virgen de Allariz (siglo XIII), tallada en marfil. Como en una caja que encierra sorpresas, la pieza es una virgen con niño sobre una peana en marfil y ébano que esconde nueve compartimentos con figuras en los que se contemplan escenas como la Natividad, la Ascensión y la Coronación de la Virgen.

La obra pertenece al Real Monasterio de Santa Clara de Allariz (Orense) y cada noche comparte habitación con la directora del museo del monasterio. Considerada como una auténtica joya del siglo XIII, se cree única en su especie. Existen varias copias en museos americanos, pero no pasan de eso, de copias.

Alfonso X el Sabio, además de ser un rey moderno, fue ambicioso en todas las muy diversas aventuras culturales que llegó a emprender. Así se desprende con claridad en la exposición. En 1270 se lanzó a crear una Historia de España, considerada la primera del solar territorial ibérico. La obra de este monarca estuvo profundamente influenciada por la astrología y la astronomía y en los documentos que se exhiben en la muestra se contempla la exactitud y el primor con que trabajó en sus libros sobre estos temas.

La muestra de Murcia, en su afán comprensivo, no soslaya tampoco la actividad legislativa de Alfonso X el Sabio. Sus Siete Partidas aspiraron a codificar y dar unidad a la vida normativa del Reino y trascendieron a sus propios límites. Fueron aplicadas en la América española y en Brasil hasta la época de las codificaciones (1822- 1916).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de octubre de 2009