Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los exhibidores afirman que el cine en catalán no es rentable

La gerente del Gremio de Empresarios de Cine de Cataluña, Pilar Sierra, insistió ayer: "no hay demanda" de cine en catalán, y con la nueva Ley de Cine de Cataluña, cuyo anteproyecto presentó ayer el Departamento de Cultura, "empeorará la situación de crisis de las salas". Sierra también criticó lo que calificó de "intervencionismo" de la Generalitat en un sector privado - "¿por qué no se hace en la televisión o en la prensa?", se preguntó-, y aseguró que no se oponen a que se fomente el cine en catalán, pero que se haga sin sanciones y sin obligaciones. Según Sierra, hace un año que están negociando y confía en que todavía hay margen para llegar a acuerdos, por lo que no prevén movilizaciones ni protestas. En este sentido, explicó que habían ofrecido como contrapartida al Departamento de Cultura la posibilidad de que una sala de cada multicine se destinara a la versión catalana, si bien pedían que les subvencionaran la diferencia de ingresos que afirman que habría entre la versión castellana y la catalana.

Según Tresserras, el 82% ve bien que haya oferta en los dos idiomas

Desde el Departamento de Cultura, aseguran que esta oferta no era operativa porque suponía sólo el 8% de las salas catalanas y, además, las exhibidoras no pueden garantizar el producto porque son las distribuidoras la que tienen que comprometerse al doblaje. El consejero de Cultura, Joan Manel Tresserras, explicó ayer que el argumento de que no hay demanda es falso. "También decían en la década de 1970 que no había demanda de radio en catalán y ahora es la más escuchada en Cataluña", afirma. Se apoya, también, en una encuesta a 5.000 personas del Barómetro de Cultura en la que el 82,4% está de acuerdo en que las películas estén disponibles en ambas lenguas. "Hace 10 años no se percibía que el cine era una anomalía y ahora eso está claro, incluso en el sector".

Desde el departamento también se insiste, además, en que el anteproyecto de Ley incluye muchas más medidas de apoyo a las salas para su renovación tecnológica y para que tengan más margen de maniobra frente a las distribuidoras que la ley estatal.Está previsto que el anteproyecto de la Ley del Cine de Cataluña se publique hoy o mañana en el DOG para permitir las alegaciones de los interesados. Se intentará que el Gobierno pueda aprobarlo antes de fin de año para que entre en enero en el Parlament, que podría, a su vez, aprobarla antes de junio. De momento, cuentan con el apoyo de las tres fuerzas que integran el tripartito (PSC, ICV y ERC), la oposición del PP y desde el departamento confían en que CiU también le dará su respaldo, ya que hace unos años intentaron algo similar. Precisamente acordándose de este hecho, ayer Oriol Pujol apuntó que la futura ley se podía quedar en un "brindis al sol". Desde Cultura, sin embargo, recalcan que entonces se intentó aplicar la cuota de catalán a través de un decreto y ahora se hace con una ley, que, además, está reforzada por el nuevo Estatuto y por la Ley de Política Lingüística.

Joan Manuel Tresserras, que asegura que la ley es "plenamente constitucional", asistió el miércoles al preestreno en Barcelona de La noia que somiava un llumí i un bidó de gasolina, versión catalana de la segunda parte de la trilogía de Millenium, que mañana se estrena con 12 copias en catalán y que Tresserras puso como ejemplo de que es posible que el catalán esté presente en los grandes taquillazos. De hecho, la ley afectará sólo al 30% de las películas estrenadas en Cataluña, pero son las que hacen el 80% de la taquilla. Es, considera Tresserras, una situación anómala que la ley quiere "alterar". "Si se consigue esto, puede ser el hecho más significativo para la normalización de la lengua desde la creación de TV-3", señaló.

También comentó que llevan más de un año negociando con todo el sector y también con las majors y, aunque a éstas es una ley que no les gusta, se han comprometido a acatarla. "Lo están haciendo en Estonia y Dinamarca que tienen menos población que Cataluña", añade Tresserras. De momento, la Federación de Distribuidores Cinematográficos (Fedicine), que agrupa a las grandes majors estadounidenses, no ha hecho pública una nota oficial de valoración.

Xavier Atancé, presidente de Productors Audiovisuals de Catalunya (PAC), se mostró partidario del anteproyecto y sólo lamento que no se obligara a que el 100% de las películas tuvieran que pasarse en versión original, subtituladas cuando fuera necesaria. La asociación de actores, en cambio, reclamó que se potenciará más el doblaje en lugar de la versión original.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de octubre de 2009