Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo de Nicaragua da vía libre a la reelección de Ortega

La oposición califica de golpe de Estado el fallo, que contradice la Constitución

La Corte Suprema de Nicaragua despejó el camino a la reelección al presidente Daniel Ortega. En un fallo emitido el lunes a última hora de la tarde, la Corte declaró inaplicable el artículo 147 de la Constitución nicaragüense, que prohíbe la reelección continua, dándole vía libre al mandatario para postularse como candidato a las elecciones presidenciales previstas para 2011. Ortega sigue así los pasos del presidente venezolano Hugo Chávez y boliviano Evo Morales.

Ortega, que regresó al poder en Nicaragua en enero de 2007, ha expresado públicamente su interés de volver a presentar su candidatura y, en las últimas semanas, el gobernante Frente Sandinista había lanzado una intensa campaña para obtener en la Asamblea Nacional los 56 votos necesarios para reformar la Constitución.

El artículo 147 de la ley fundamental prohíbe repetir mandato

El fallo del lunes fue adelantado semanas atrás por el magistrado Rafael Solís, amigo personal de Ortega y vicepresidente de la Corte, quien había descrito un "menú" de opciones para reelegir al presidente: reformar el artículo 147 a través de una reforma constitucional o abrirse paso por medio de un fallo judicial en la Corte Suprema. Solís puso como ejemplo una sentencia de la Suprema Corte de Costa Rica que permitió una segunda candidatura al presidente Óscar Arias.

Al no lograr los votos en la Asamblea, el presidente Ortega optó por acudir a la Corte Suprema, dividida entre ocho magistrados sandinistas y siete del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), liderado por el ex presidente Arnoldo Alemán, condenado por corrupción a 20 años de cárcel y liberado en enero con un cuestionado fallo judicial.

Alemán condenó el fallo. "Ortega, en su desesperación, ha hecho algo ilegal", al pedir a la Corte dictar "una sentencia que carece de toda legitimidad. Es algo inaudito". Por su parte, Eduardo Montealegre, ex candidato presidencial y opositor de Ortega, llamó "a la sociedad civil y a la comunidad internacional a rechazar este golpe de Estado".

La sentencia fue dictada por la Sala Constitucional de la Corte Suprema, que ordenó al Consejo Supremo Electoral permitir que Ortega pueda participar en las elecciones previstas para 2011. El mismo fallo beneficia a los alcaldes y vicealcaldes del país, la mayoría del Frente Sandinista, tras lograr la victoria en las elecciones municipales del pasado noviembre, que la oposición ha denunciado como fraudulentas y cuyos resultados sumieron a Nicaragua en una de sus peores crisis políticas desde la transición democrática de 1990.

El fallo fue votado por seis magistrados de la Sala Constitucional, todos sandinistas. Esta sala está normalmente conformada por tres jueces liberales y tres sandinistas. Sin embargo, los magistrados liberales no asistieron a la sesión, por lo que los sandinistas decidieron reemplazarlos con magistrados de su partido que trabajan en otra sala de la Corte.

Las filas del Frente Sandinista reaccionaron con entusiasmo ante la noticia del fallo. En declaraciones al Canal 4 de la televisión local, propiedad de la familia de Ortega, el diputado sandinista Edwin Castro dijo que la decisión de la Corte es una "victoria del pueblo". "El pueblo es el que sale ganando, porque él es el que tiene la potestad de tomar la decisión de a quién elegir", dijo Castro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de octubre de 2009