Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Generalitat y Gobierno central se disponen a extender los portátiles a 250.000 alumnos

Los primeros en tener ordenador serán los estudiantes de primer ciclo de secundaria

La Generalitat ultima un acuerdo con el Ministerio de Educación para cofinanciar un multimillonario plan para extender en tres años los ordenadores portátiles y los libros de texto digitales a 250.000 estudiantes. En total, se beneficiarán 120.000 alumnos de primero y segundo de secundaria, y 130.000 de quinto y sexto de primaria.

Según fuentes conocedoras de las negociaciones, las dos partes se reunieron la semana pasada. A esta reunión asistieron altos cargos del Ministerio de Educación, que dirige el ministro Ángel Gabilondo, y del Departamento de Educación, que encabeza el consejero Ernest Maragall. Del encuentro salieron las líneas de un pacto que debe cerrarse dentro de unos días.

Las clases tendrán zonas Wi-Fi, pizarra digital y cañón proyector

La negociación se deriva del Plan Escola 2.0, que ha lanzado el Ejecutivo central para digitalizar las aulas. La versión catalana es el Proyecto 1 x 1, es decir, un alumno, un ordenador. Ni el ministerio ni la Generalitat quieren comentar las negociaciones en marcha hasta que estén cerradas. Aun así, el ministerio afirma que la negociación con Cataluña está avanzada. El ministerio también está negociando con otras comunidades autónomas.

La Generalitat y el Ministerio de Educación quieren financiar el plan de digitalización de las aulas y los portátiles para los alumnos a partes iguales: algo más de 15 millones por año la Generalitat y la misma cantidad el Ministerio de Educación. En total, 120 millones de euros.

La contribución de las dos administraciones cubrirá la mitad del coste de los equipos, que pasarán a ser propiedad de los alumnos. La aportación de las familias será de 150 euros, aunque habrá becas para las que dispongan de pocos recursos económicos. Se prevé que puedan beneficiar al 20% de ellas.

Aunque el plan duraría tres años, se aplicaría en cuatro cursos. En una primera etapa, los portátiles llegarían el curso que viene (septiembre 2010) a todos los estudiantes de primero y segundo curso de secundaria (alumnos de 12 a 14 años) de centros públicos y concertados. Es decir, en 11 meses todos los estudiantes del primer ciclo de secundaria trabajarían con ordenador y libros digitales.

En una segunda fase, en 2011, los portátiles se extenderán a quinto de primaria y desde 2012 a sexto (estudiantes de 12 años). Fuentes empresariales del sector editorial dicen que ya están trabajando para poder atender esta gigantesca demanda de contenidos digitales que habrá a partir del curso que viene.

El salto de alumnos digitalizados que se producirá respecto a la situación actual es monumental. Hoy los ordenadores apenas llegan a 6.000 estudiantes y está previsto que al acabar este curso sean 33.000 los que tengan portátil.

El plan de la Generalitat tiene rasgos propios. La mayoría de las comunidades quieren empezar por primaria. El ministerio plantea inicialmente que arranque por primaria, pero no ha puesto problemas a cofinanciar el plan de la Generalitat de comenzar por secundaria.

Hay tres asuntos de gran calado que afrontar en pocos meses para extender los ordenadores portátiles. El primero, las fuertes inversiones que deberán hacerse en los centros para trabajar en ellos con ordenadores portátiles ultraligeros. La Generalitat está destinando inversiones a dos centenares de centros escolares, pero con el plan que negocia con el Ministerio de Educación deberá extenderlas a todos los centros para que empiecen a trabajar con los portátiles.

El segundo reto es el lanzamiento en masa de libros digitales que vayan sustituyendo a los actuales de papel. Respecto a los libros digitales, se abre el camino para que las editoriales se pongan manos a la obra y puedan venderlos en masa desde el curso que viene. Este año una única empresa ha provisto el grueso de los contenidos digitales. Las fuentes del sector consultadas afirman que varias empresas están empezando a trabajar de forma conjunta para poder atender la demanda.

El tercer desafío es que la transición al sistema digital requerirá formar en el nuevo sistema de trabajo escolar a miles de profesores.

Está previsto que cada aula tenga pizarra digital, al menos dos zonas Wi-Fi, conexiones para todos los aparatos, ordenador para el profesor, un cañon proyector y ordenador asociado a éste.

El Departamento de Educación sostiene que los 150 euros que se deberán pagar por cada portátil son menos que los 250 o 300 que cuestan cada año los clásicos libros de papel. Los ordenadores tienen un sistema de supervisión y control antirrobo. Las familias deben firmar que autorizan esta supervisión de gestión remota de los equipos.

El calendario y las inversiones del plan

- Septiembre de 2010: los portátiles llegarán a los 120.000 alumnos de primero y segundo de secundaria de centros públicos y concertados.

- Cursos 2011 y 2012: los ordenadores se extienden a los estudiantes de quinto y sexto de primaria de escuelas públicas y concertadas.

- Financiación: se prevén 120 millones de euros para financiar el plan durante tres cursos (cuatro años) al 50% entre la Generalitat y el Gobierno central.

- Inversiones en aulas y centros: cada aula deberá tener pizarra digital, al menos dos zonas Wi-Fi, conexiones para todos los aparatos portátiles, ordenador para el profesor y un cañón proyector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de octubre de 2009

Más información