Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los contratos en Madrid salpican a un alto cargo de Núñez Feijóo

José Ramón Lete Lasa, secretario general para el Deporte en la Xunta, firmó al menos dos contratos con Diseño Asimétrico, una de las empresas de la trama Gürtel en la comunidad de Madrid, donde Lete desempeñó sucesivamente la Subdirección y la Dirección General de Promoción Deportiva, dependiente de la Consejería de Cultura y Deportes que presidía Alberto López Viejo, a quien Pablo Crespo, ex secretario de organización del Partido Popular de Galicia y segundo cabecilla de la trama, identifica como "el muñidor de toda la operativa" de la corrupción en Madrid.

Dentro de sus atribuciones de promocionar el deporte, la citada dirección general madrileña organizó en 2006 un homenaje al montañero César Pérez de Tudela en el que gastó 11.813 euros que fueron pagados a Asimétrico Diseño. Los conceptos se refieren al montaje del escenario donde se celebró el acto. Otra factura de la misma empresa y por importe de 3.300 euros, en 2007, cubrió gastos del Segundo Memorial Jesús Gil. Las dos facturas fueron conformadas por Lete "como un mero trámite", según han precisado fuentes próximas al mismo.

Las contrataciones en la Consejería de Deportes, según las mismas fuentes, eran decidas por el titular del departamento, López Viejo, o el viceconsejero, Javier Hernández Martínez. A mayores, López Viejo, se encargaba de organizar los actos en los que participaba Esperanza Aguirre, presidenta de la comunidad, y, según consta en el sumario, obligaba a sus compañeros de Gobierno a contratar con las empresas de Francisco Correa, que facturaron a la comunidad tres millones de euros, troceados en contratos (358) que no superan los 12.000 euros para poder adjudicarlos a dedo. A López Viejo se le atribuye la percepción de 536.000 euros en sobornos.

José Ramón Lete tomó posesión como secretario general para el Deporte en mayo pasado. En la anterior Xunta del Partido Popular, entre 2003 y 2005, fue director general de Deportes y, en Madrid, subdirector general de Promoción Deportiva, y luego, desde el año 2007, director general del mismo departamento. Ayer reiteró que no tiene nada que ver con la trama Gürtel y que se limitó, como centenares de funcionarios, a dar conformidad a unas facturas que pagaban servicios contratados por sus superiores y contaban con el visto bueno de la Intervención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de octubre de 2009