Los medios picaron el anzuelo del niño perdido en el globo

El pequeño dice en televisión: "Lo hicimos por el 'show"

¿Pueden unos padres de familia que ya han participado en un reality show tener tanta necesidad de notoriedad y fama como para hacer creer a todo un país -y a buena parte del mundo gracias al efecto propagador de las noticias impactantes- que su hijo volaba dentro de un globo aerostático sin control a 3.000 metros de altura? ¿Puede alguien desear tanto sus 15 minutos de fama como para montar un guión que movilizó a todas las cadenas de televisión, al sheriff del condado, a varios hospitales y llegó incluso a retrasar los vuelos del aeropuerto de Denver para evitar interferir en el espacio aéreo sobre el que avanzaba el globo?

A juzgar por lo que el protagonista de esta surrealista historia ha declarado: pueden. Se dice que los niños jamás mienten. Pues bien, esa inocente sinceridad puede ser lo que ponga en problemas a Richard y Mayumi Heene, padres del niño de seis años que el pasado jueves protagonizó una rocambolesca historia sobre la que las apuestas vaticinaban un trágico final.

Más información

La historia saltó a todas las pantallas de televisión la tarde del jueves. La imagen de un globo de helio fabricado con el propósito de cazar y seguir tornados capturó todas las miradas. Según el relato del hermano del protagonista, Falcon estaba dentro del globo cuando éste se soltó y comenzó a volar. Durante más de dos horas y media y a lo largo de 100 kilómetros, lo que parecía un platillo volante surcó los cielos de Colorado. Los telespectadores gritaron cuando el globo comenzó a desinflarse; se taparon los ojos cuando el aparato impactó con el suelo; se les encogió el corazón cuando no vieron salir al pequeño. Afortunadamente, Falcon estaba a salvo. La versión oficial dice que durante todo ese tiempo estuvo escondido en el altillo del garaje de su casa después de que su padre le regañara.

La familia Heene al completo, padre, madre y los tres hijos asistieron al programa de la CNN de Larry King. Y la simpatía de EE UU por un caso con final feliz se desvaneció cuando el pequeño respondió a la pregunta de por qué no salió cuando oyó que le llamaban: "Vosotros

dijisteis que lo hacíamos por el show". El padre lo niega y dice que las acusaciones son "patéticas". Las autoridades abrirán una nueva investigación. Los medios de comunicación entonan el mea culpa por haberse creído una noticia que puede resultar falsa e interesada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de octubre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50