Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación del 'caso Gürtel'

El PP teme que el apoyo de Rajoy a Camps cierre en falso la crisis

Los populares, divididos acerca de cómo frenar los escándalos

Castellón / Alicante

Buena parte de los cargos del PP valenciano confesaron ayer en privado su temor a que el respaldo público de Mariano Rajoy a Francisco Camps -tras la destitución del secretario general y portavoz Ricardo Costa-, sea solamente un cierre en falso de la crisis abierta por los escándalos del caso Gürtel. Pese a ello, la dirección nacional del PP y el equipo del presidente valenciano movilizaron ayer a cuantos alcaldes y presidentes provinciales pudieron para que expresaran su apoyo a Camps y apelaran a la unidad del partido.

En privado, las opiniones de los cargos del PP eran bien distintas. "De momento tenemos que apoyar a Camps para que no se derrumbe e intentar reordenar la situación", afirmó un parlamentario. "No podemos permitir que haya un vacío. Se trata de ganar tiempo para ver qué hacemos", insistió.

El PP moviliza a los alcaldes para que exhiban su confianza en el presidente

En medio de este clima de escepticismo respecto a la resolución de la crisis, otros apostaban por una remodelación amplia del Consell, paralizado desde hace meses pese a la reorganización de finales de agosto, que permitiese a Camps contar con una nueva defensa.

Fuentes del PP argumentaron ayer que la destitución de Ricardo Costa, y los improvisados relevos de Rafael Maluenda y César Augusto Asencio, han dejado al presidente de la Generalitat sin su principal escudo para defenderse de los escándalos relacionados con el caso Gürtel. "¿Dónde están los vicepresidentes? ¿Qué hacen que no dan la cara y están intentando pasar lo más desapercibido posible?", exclamó este cargo.Con el PP valenciano abierto en canal, el presidente del PP en Alicante, el zaplanista José Joaquín Ripoll, volvió a criticar a la dirección regional del partido por su falta de contundencia en la gestión del caso Gürtel. En opinión de Ripoll, las responsabilidades políticas van más allá de la destitución de Ricardo Costa: "No creo que las responsabilidades acaben en el cese de Costa".

Ripoll acusó a la dirección regional de "falta de contundencia y cohesión" a la hora de afrontar la crisis. "En Madrid, el partido se ha podido aislar más del problema porque se ha actuado con más contundencia. Aquí, se ha actuado con menos firmeza y con problemas para explicar lo que estamos haciendo", añadió.

El líder del PP alicantino insistió en la contradicción entre lo aprobado en el Comité Ejecutivo Regional del martes y la destitución de Costa el miércoles.

En este sentido, Ripoll valoró la decisión de Camps de otorgar al diputado César Augusto Asencio las funciones de secretario regional del PP. "Hay una propuesta coyuntural para que provisionalmente coordine el partido, pero la designación como secretario general compete al Comité Regional", explicó Ripoll, que evitó desvelar si daría su apoyo a Asencio. Ripoll señaló que es en este órgano, del que reclamó una nueva reunión, "donde se tiene que resolver la crisis".

No obstante, Ripoll matizó que, en su opinión, la crisis no es tan grave como para la convocatoria de un congreso regional extraordinario. "Personalmente, creo que no es el momento. Hemos hecho un congreso hace un año y hay mecanismos suficientes para tomar la decisión que corresponda", aseveró.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, se desmarcó sin que nadie le preguntase de José Joaquín Ripoll: "El PP no necesita ningún gabinete de crisis".

Carlos Fabra hizo una defensa cerrada del presidente de la Generalitat. Hasta el punto de descalificar al presidente de honor del PP, Manuel Fraga, por sus críticas a Camps. Fabra calificó ayer de "frivolidad" las declaraciones de Fraga, en las que puso en duda la honorabilidad del presidente Francisco Camps. "Me parece que, desde la distancia, hacer estas afirmaciones, es una frivolidad", dijo el presidente de la Diputación de Castellón.

Fabra no sólo habló de frivolidad, sino que apeló a la edad del presidente de honor del PP. "Uno se tiene que retirar cuando se tiene que retirar", sentenció. En su deseo por defender a capa y espada al presidente del PP valenciano, Fabra llegó a recordar que Camps "ha sido el presidente autonómico respaldado por un mayor número de votos" y le espetó: "Que se acuerde cuando él era presidente de Galicia", antes de recriminar a Camps "que está respaldado por muchos más votos". La actitud de Carlos Fabra en defensa de Camps se produce tras la destitución de Ricardo Costa como secretario general del PP valenciano y portavoz parlamentario. Fabra facilitó el pasado martes el acuerdo entre Francisco Camps y Ricardo Costa en el Comité Ejecutivo Regional que horas después fue dinamitado por la dirección nacional del PP.

A pesar de este revés, Fabra se sumó ayer al coro de declaraciones de apoyo a Camps, realizadas por el presidente provincial del PP de Valencia, Alfonso Rus, y un buen número de alcaldes.

En Elche un grupo de militantes zaplanistas pidió en el Ayuntamiento una comisión de investigación para esclarecer las relaciones de la portavoz municipal del PP, Mercedes Alonso, con Álvaro Pérez, El Bigotes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de octubre de 2009