Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela nacionaliza el hotel Hilton de Isla Margarita

El Gobierno venezolano ordenó el martes la "adquisición forzosa" del hotel Hilton en Isla Margarita -que el pasado septiembre acogió la II Cumbre América del Sur-África- con el objetivo de combatir "la concepción del capitalismo individualista" y avanzar hacia una realidad "socialista colectiva".

El decreto, publicado en la Gaceta Oficial del Estado venezolano, "ordena la adquisición forzosa de los activos, bienes muebles e inmuebles" del Complejo Hotelero Margarita Hilton & Suites, así como el muelle de la Marina, propiedad de las empresas Inversiones Pueblamar y Desarrollos MBK.

El ministro de Turismo, Pedro Morejón, explicó ayer que "el contrato leonino" que la cadena Hilton tenía sobre ese hotel desde hace 20 años había vencido, aunque no dio más detalles. Morejón señaló que el complejo, uno de los principales del Caribe venezolano, cumplirá con los compromisos adquiridos en cuanto a convenciones, congresos y planes de vacaciones.

La instalación hotelera ocupa más de 89.000 metros cuadrados, que incluyen también un casino, locales comerciales, restaurantes y oficinas y salones, mientras que el muelle de la Marina abarca 26.000 metros cuadrados.

"Turismo popular"

"Es deber del Estado contar con alojamientos y sitios de recreación para la actividad turística prioritaria para el país en su estrategia de diversificación que esté marcada en política de inclusión social y económica", señala el decreto para justificar la nacionalización del hotel.

Chávez pretende impulsar un llamado "turismo popular" nacional e internacional "a precios solidarios", frente al "turismo de perfil imperialista".

La empresa estatal de Turismo venezolana (Venetur) se hará cargo con carácter "urgente" de los bienes transferidos del complejo. En las próximas horas, los responsables se reunirán con la delegación enviada por la cadena Hilton para "establecer los lapsos de entrega".

Hace unos dos años, el hotel Hilton de Caracas, también operado por la cadena estadounidense bajo concesión, pasó a su vez a manos del Estado venezolano y fue rebautizado Hotel ALBA, en referencia a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América que impulsa el Gobierno de Hugo Chávez.

En sus diez años de gestión, el presidente venezolano ha dictado una serie de medidas nacionalizadoras en diferentes sectores de la economía, entre ellos la energía, las telecomunicaciones y la banca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de octubre de 2009