Los piratas exigen la liberación de sus compañeros, que Garzón interroga hoy

Los secuestradores del 'Alakrana' capturados llegan a Madrid bajo fuerte control

Enfundados en un mono blanco y con mascarillas hasta los ojos llegaron en la madrugada de ayer a la base madrileña de Torrejón de Ardoz los dos piratas capturados por miembros de la Fragata Canarias en aguas del Índico 48 horas después de haber secuestrado al atunero vasco Alakrana. Un avión de la Fuerza Aérea con policías militares a bordo acudió a la base francesa de Yibuti para recoger a los detenidos. Se decidió vestirles con el mono y la mascarilla para evitar un eventual contagio de cualquier enfermedad infecciosa.

Los piratas que mantienen secuestrado al pesquero de Bermeo habían puesto la libertad de sus dos compañeros detenidos como condición para negociar la liberación del buque, informa Isabel C. Martínez. Ayer, insistieron en que la detención de sus dos amigos retrasaba el proceso. "Insistimos en que deben liberarles para que podamos llegar a un acuerdo sin problemas", declaró Abdi Mohamed, uno de los piratas, informa France Presse.

El atunero vasco lleva ya 11 días secuestrado por somalíes
Más información
Atunes de alto riesgo
Los análisis determinan que los piratas son mayores de edad

Tras aterrizar en Torrejón, uno de ellos, el que resultó herido leve de bala durante su detención en aguas del Índico, fue trasladado a un hospital. Su compañero fue llevado inmediatamente a los calabozos de la Comisaría General de Madrid. Ambos tienen entre 20 y 30 años. Está previsto que presten declaración a las diez de la mañana en la Audiencia Nacional. El juez Baltasar Garzón, que ordenó su prisión preventiva el lunes, les imputa, de acuerdo con la petición de la fiscalía, 36 delitos de detención ilegal -uno por cada tripulante del pesquero Alakrana- y otro de robo con violencia y uso de armas.

El Alakrana cumple hoy 11 días secuestrado por los piratas y, superado ampliamente el umbral del Playa de Bakio -que fue liberado a los seis días de su secuestro, el año pasado-, todo parece indicar que la negociación va a ser larga y difícil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El armador negocia directamente con los piratas apoyado en todo momento por el embajador español en Kenia, Nicolás Martín Cinto, y agentes de inteligencia, informan fuentes militares. Mientras, el barco sigue fondeado cerca de la ciudad de Haradere, bastión pirata al que pertenecen los asaltantes, entre los que hay, al menos, 13 implicados.

No obstante, los piratas han anunciado "una fuerte pena" sobre los secuestrados y todo apunta a que la cantidad exigida para el rescate superará a la del Playa de Bakio porque el barco es más nuevo y lleva más tripulantes a bordo: 36, de los cuales 16 son españoles. En aquel caso, el secuestro se resolvió con el pago por parte de agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de 1,2 millones de dólares (más de 810.000 euros) a los secuestradores. El armador del Playa de Bakio, que entonces carecía de la cantidad que le exigían los piratas, sigue devolviendo a plazos al servicio secreto español el dinero del rescate.

Uno de los piratas detenidos en el Índico es trasladado ayer en ambulancia a un hospital tras su llegada a Madrid.
Uno de los piratas detenidos en el Índico es trasladado ayer en ambulancia a un hospital tras su llegada a Madrid.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS