El Gobierno de México liquida una eléctrica pública

La noche del sábado, al tiempo que los mexicanos celebraban la clasificación de su selección para el Mundial de Suráfrica, cientos de policías federales rodearon las instalaciones de la empresa eléctrica pública Luz y Fuerza del Centro (LyFC), que da servicio a más de seis millones de clientes de la ciudad de México y otros municipios adyacentes. Unos minutos después, el presidente de la República, Felipe Calderón, decretaba por sorpresa la liquidación de LyFC por considerar que la compañía presenta una "comprobada ineficiencia operativa y financiera". Calderón sostuvo que sus costes "casi duplican los ingresos". Otra empresa estatal, Comisión Federal de Electricidad, asumirá los servicios que daba LyFC.

Más información

La importancia de la medida va más allá del supuesto desastre operativo y financiero de Luz y Fuerza. Supone también -o sobre todo-, una declaración de guerra nunca antes vista en México al poder de los sindicatos. Hasta cuatro ministros comparecieron ayer de forma conjunta para garantizar a los 80.000 trabajadores -60.000 están afiliados al Sindicato Mexicano de Electricis-tas-, que recibirán indemnizaciones superiores incluso a lo que dispone la ley. Aun así, miles de sindicalistas marcharon ayer hacia el centro del Distrito Federal para expresar su enojo. El líder del sindicato, Martín Esparza, exigió la derogación del decreto y anunció que la defensa de Luz y Fuerza será "hasta la muerte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50