La reforma legal se basa en informes del propio Gobierno Foral

La Ley Foral del Vascuence, aprobada en 1986 y que dividió Navarra en tres zonas lingüísticas en función de la implantación del euskera -vascófona, mixta y no vascófona- obliga al Gobierno de Navarra a ordenar periódicamente "la elaboración de estudios de la realidad sociolingüística del vascuence de los que dará cuenta al Parlamento". Esos documentos tienen por finalidad que el legislativo foral estudie una posible modificación de las zonas lingüísticas en función de la demanda de los ciudadanos.

Las sucesivas propuestas de reforma de esa ley presentadas por IU en los últimos años se basan, precisamente, en dos estudios de este tipo, realizados por la Consejería de Educación. El último, presentado al Parlamento navarro en 2008, reflejaba el deseo mayoritario de los habitantes de nueve municipios del área metropolitana de Pamplona y de la comarca de Estella de integrarse en la zona mixta castellano-euskera.

Más información

Las negociaciones entre las fuerzas políticas favorables a la reforma (todas salvo UPN: CDN, PSN, NaBai e IU, que suman mayoría absoluta), la limitaron a los municipios de Beriáin, Noáin, Aranguren y Ansoáin, todos ellos de la comarca de Pamplona, y a condición de que sus respectivos Ayuntamientos apoyen por mayoría absoluta el cambio de zona.

CDN asegura que el propio presidente navarro, Miguel Sanz, supervisó las preguntas del estudio sociolingüístico, pero él lo niega y afirma que "la encuesta no tiene ningún rigor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de octubre de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50