Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN DEBATE DE POLÍTICA GENERAL EN LAS CORTES VALENCIANAS EN MEDIO DEL ESCÁNDALO | Los escándalos que afectan al PP

El 'caso Gürtel' no existe para Camps

El presidente valenciano insiste en que todo responde a una conspiración - La oposición exige elecciones anticipadas en pro de la regeneración política

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, decidió ayer ignorar el caso Gürtel, el que le tuvo imputado por recibir trajes regalados de la trama corrupta. Y lo hizo con todas las consecuencias. Por un lado aparentó desconocer las presiones del PP nacional, que le exige que adopte medidas para atajar el escándalo de la supuesta financiación irregular del partido en Valencia que los jueces de la comunidad no quieren investigar. Y, por otro, hizo caso omiso a las demandas de la oposición, que reclama elecciones anticipadas para acabar con el deterioro institucional provocado por los escándalos de corrupción ligados al PP en la Generalitat valenciana. "Aquí se está debatiendo el futuro de España, de ahí que haya una estrategia montada", zanjó Camps. Gürtel, para él, sencillamente no existe.

Camps dice que no abre un debate electoral porque la crisis es prioritaria

El presidente autonómico acudió al debate de política general de las Cortes Valencianas en medio de un clima de crispación interna evidente. Tanto que, minutos antes del inicio, el número dos del PP valenciano y portavoz parlamentario, Ricardo Costa, compareció en pasillos para asegurar que no había pedido la dimisión del vicepresidente valenciano Vicente Rambla como condición para dimitir él. A ambos les salpica el escándalo de la supuesta financiación irregular del PP en relación con la trama de empresas del caso Gürtel, que se beneficiaron de sustanciosos contratos de todas las consejerías valencianas. Los saludos fríos, las miradas esquivas y los rostros de la bancada popular daban fe de que nunca antes el PP valenciano había afrontado una crisis semejante.

En este clima, Camps apostó por articular en el hemiciclo un discurso de hora y media en el que no hizo ni una sola alusión a los escándalos que mantienen paralizado su gobierno desde primeros de año. Fue el portavoz socialista, Ángel Luna, quien puso el dedo en la llaga. "Aquí el sistema no funciona, no hay la más mínima transparencia", subrayó. "Tienen un aparato de actos propagandísticos y hoy sabemos cómo se financia y que algunos tienen beneficios colaterales". Y prosiguió: "Hoy son muchos los que se preguntan si en los últimos años ha habido igualdad en las convocatorias electorales. Hoy muchos se preguntarán sobre la legitimidad de las victorias electorales".

El presidente valenciano, obligado a replicar, optó por negar cualquier evidencia y trazó su propia versión de la teoría de la conspiración. Acusó al Gobierno central y a los socialistas de ser los culpables de sus apuros, de haber montado una estrategia para desgastarle a él y al PP valenciano e impedir que Mariano Rajoy gane las próximas elecciones generales. Para Camps, que apostó por un tono humorístico, burlesco y desabrido en sus réplicas, el caso Gürtel sólo es un lío montado por los socialistas para acosarle. Un lío que contrasta con la realidad de la "buena gente" que le anima allá por donde va y con la opinión de la dirección nacional de su partido. "El PP de España ve en el PP de la Comunidad Valenciana un referente de buenas prácticas y buen gobierno", afirmó.

Luna lamentó que "el único argumento [de Camps] para ocultar su ineficacia sea el malvado ZP" y auguró que no será capaz "de aguantar la presión de lo que se le viene encima", con el previsible rebote judicial del caso por la supuesta financiación irregular del PP. La portavoz de Compromís, Mónica Oltra, exigió elecciones anticipadas igual que Luna. Recordó a Camps sus mentiras a la Cámara acerca de su relación con El Bigotes -su "amiguito del alma"- y le pidió que "mantenga su nivel intelectual, ya que no puede mantener el moral".

Camps, que descalificó a Luna y a Oltra como portavoces -del primero insinuó que no estaba legitimado; de la segunda, que era una tránsfuga- se negó a abrir un debate electoral -"que de antemano ganaría", dijo- porque lo importante es la crisis.

Ni una palabra de aliento para Costa

El presidente valenciano, Francisco Camps, evitó ayer salir en defensa de sus hombres de confianza, tanto en el partido como en el gobierno. En más de dos horas de intervención no tuvo ni una palabra de aliento para el secretario general del PP y portavoz parlamentario, Ricardo Costa, supuestamente salpicado por las últimas revelaciones del caso Gürtel. Y tampoco para ninguno de los miembros de su gobierno, incluido el vicepresidente primero, Vicente Rambla, en similar situación a la de Costa.

La situación es tal que Costa -que en las conversaciones grabadas llega a referirse en términos insultantes al vicepresidente al hablar con Álvaro Pérez, El Bigotes- pidió una reunión con Rambla a primera hora de la mañana para rebajar la tensión existente entre ambos. No tuvo éxito. Aun así, el portavoz utilizó su turno en el debate para alabar la gestión de Rambla -"el mejor director político que ha tenido la Generalitat"- y al resto de miembros del gobierno. El más elogiado fue Francisco Camps, como siempre. Pero los esfuerzos de Costa no fueron merecedores de ninguna muestra de afecto del presidente. De hecho, Camps hizo cuanto pudo por no coincidir, más allá de lo imprescindible, con su mano derecha en el partido.

Las frases del debate

- Francisco Camps, presidente de la Generalitat. "Desde que empezó este lío, arrasamos democráticamente en las elecciones europeas y el Tribunal Superior de Justicia [de la Comunidad Valenciana] archivó el asunto". "Aquí se está debatiendo el futuro de España, de ahí que haya una estrategia montada". "A Luna [portavoz del PSPV-PSOE en las Cortes Valencianas] no le dan la razón ni los ciudadanos ni los jueces".

- Ángel Luna, portavoz del PSPV-PSOE. "Es usted el que tiene que responder de todo esto. ¿Quién tenía si no autoridad sobre todas las consejerías, sobre toda la Administración, para conseguir que Orange Market contratara con todos a la vez habiendo aparecido de la noche a la mañana? Sólo usted podía hacerlo". "El Tribunal Superior no ha decidido absolverle, ha decidido no juzgarle, pero su argumento de que había pagado los trajes lo ha rechazado. Ha convertido a la Comunidad Valenciana en el patio de Monipodio [Rinconete y Cortadillo, de Cervantes] de la política española. Pero Monipodio es el señor Correa".

- Mónica Oltra, portavoz del Compromís. "A juzgar por su contabilidad electoral, a su partido le salen gratis los carteles. Es más fácil ganar las elecciones si te pagan la campaña seis constructoras". "Mantenga su nivel intelectual ya que no puede mantener el moral". "Nos ha convertido en el hazmerreír de España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de septiembre de 2009

Más información