Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre de Pittsburgh

Las ayudas a combustibles fósiles, en el punto de mira

Los países del G-20 están de acuerdo en que todo aquello que fomente la contaminación de la atmósfera debe ser eliminado. Sin plazos concretos, el comunicado final de la cumbre recoge el propósito de "retirar paulatinamente, en el medio plazo, los ineficientes subsidios a los combustibles fósiles, al tiempo que se proporciona apoyo a los países más pobres".

El calificativo de "ineficiente", referido a las ayudas que estimulan el consumo de hidrocarburos, tiene su explicación en el comunicado. "Los subsidios a los combustibles fósiles son ineficientes porque fomentan el despilfarro, reducen nuestra seguridad energética, impiden la inversión en fuentes de energía limpias y socavan los esfuerzos para hacer frente a la amenaza del cambio climático". Rotundo.

La recomendación del G-20 coincide en España con el debate en torno al futuro de las ayudas al consumo de carbón nacional por parte de las compañías eléctricas. Ayer mismo, empresas y Administración mantuvieron un encuentro para tratar de cuadrar un círculo imperfecto: mantener el consumo de carbón nacional -más caro que el importado- para sostener empleo en las cuencas mineras, sin vulnerar la legislación de la UE y sin perjudicar en exceso las cuentas de las empresas.

Una muestra de que la voluntad de acabar con los subsidios es firme es que el G-20 anuncia que pedirá a los "ministros de Energía y Finanzas que informen de su estrategia de ejecución y de los plazos de actuación" para responder al compromiso expuesto.

Transparencia

"Vamos a promover la transparencia del mercado de la energía y la estabilidad de dicho mercado como parte de nuestro esfuerzo para evitar la volatilidad excesiva. Para mantener nuestra coherencia y pasar a crecimiento más sostenible y verde", concluye.

Como parte de los esfuerzos para lograr la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, los países más desarrollados promoverán la publicación de datos actualizados sobre la producción de petróleo, el consumo, el refino y los niveles de existencias, a ser posible sobre una base mensual, a partir de enero 2010. Es una forma de aumentar el control sobre el consumo, que afectará también, según informó Reuters, a las posiciones de los agentes comercializadores en los mercados de futuros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de septiembre de 2009