Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Juntas de Guipúzcoa rechazan la política de retirar fotos de etarras

El PNV y las demás fuerzas nacionalistas alegan que viola la libertad de expresión

Las Juntas Generales de Guipúzcoa acordaron ayer, con los votos del PNV, Hamaikabat, Aralar, EB y Alternatiba -sólo el PSE y el PP votaron en contra-, desaprobar la retirada de fotos de presos de ETA de las calles. Los partidos que apoyaron la moción consideran que la política de quitar estos símbolos terroristas, impulsada por el Departamento de Interior, no tiene justificación legal y, además, "viola gravemente la libertad de expresión". Los grupos nacionalistas y EB realizaron esta reprobación mientras en el salón de plenos se encontraba siguiendo el debate la juntera socialista Soledad del Bosque, en cuyo domicilio de Soraluze, donde es concejal, aparecieron ayer pintadas realizadas por los violentos.

La decisión de la Cámara guipuzcoana es el primer pronunciamiento institucional contra la retirada de símbolos de ETA de la vía pública, que ha levantado una honda polémica política durante todo el verano. El texto aprobado, que será notificado oficialmente al lehendakari Patxi López y al consejero de Interior, Rodolfo Ares, recoge la exigencia al Gobierno vasco de tutelar los derechos de reunión y libertad de expresión a la hora de autorizar las manifestaciones.

"Es la moción de la vergüenza", afirmó la representante socialista Lore Suárez, quien puso de relieve la contradicción del diputado general de Guipúzcoa, el peneuvista Markel Olano, por reclamar un "blindaje ético contra ETA" en su discurso de política general del pasado jueves y rechazar ayer la retirada de fotos de presos. La posición del PNV contrasta con la adoptada por Eudel a finales de agosto pasado, cuando acordó con Interior colaborar en la eliminación de estos símbolos de las calles.

Sorprendentemente, en el mismo pleno de las Juntas, el PNV y Hamaikabat, socios en el gobierno foral, apoyaron también otra moción presentada por el PSE y el PP en la que se insta a la Diputación a impulsar políticas públicas para deslegitimar el terrorismo y apoyar a las víctimas. El portavoz peneuvista, Asier Aranbarri, justificó el respaldo a ambas iniciativas en el intento de sacar a ETA de la agenda política. Defendió la posición de su partido afirmando que los alcaldes del PNV llevan años limpiando las pintadas de las calles.

Los representantes socialistas y populares coincidieron en criticar la incoherencia del PNV y Hamaikabat por votar a favor de dos mociones contradictorias. Regina Otaola (PP) calificó de "auténtico despropósito" que Olano considere el acuerdo PSE-PP un ataque directo al pueblo vasco y, al mismo tiempo, respalde la moción dirigida a rechazar el terrorismo y apoyar a las víctimas, cuyo contenido es parte del pacto suscrito esta legislatura entre socialistas y populares. Suárez señaló al PNV que "no se puede estar con todos a la vez".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de septiembre de 2009