Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba asegura que exhibir fotos de etarras es un delito

El TSJ del País Vasco invalida la prohibición de exhibir imágenes de terroristas en un acto de Etxerat

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha invalidado la orden del departamento de Interior que prohibía a la asociación de apoyo a los presos Etxerat exhibir fotos de reclusos de ETA en tres actos que prevé desarrollar en Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa), porque estima que el Gobierno Vasco no ha probado su sospecha de que se vayan a producir delitos y, de considerarlo así, debió prohibir los actos al completo. Una decisión que se han apresurado a criticar tanto desde el Gobierno central como desde el vasco, así como desde las filas del PP. Para el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, la exhibición de fotografías "humilla a las víctimas" y constituye enaltecimiento del terrorismo.

En la resolución la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJPV ha expuesto que si Interior tiene la sospecha de que en esas concentraciones de Etxerat se puede llegar a enaltecer el terrorismo o se podrían producir alteraciones del orden público, debiera haberse prohibido su mera celebración y que si no se han cuestionado sus lemas y motivos, no ven razón para que se pueda impedir una exhibición de fotografías.

El presidente de la Sala, Juan Luis Ibarra, ha aclarado que la sentencia "no autoriza el uso de esas fotos, sino que más bien plantea la contradicción de que debía haberse impedido" la celebración de esos actos si la consejería de Interior del Gobierno vasco "intuía" que detrás de la exhibición de las fotos de presos de ETA en las concentraciones de Etxerat "había una segunda intención". Además, Ibarra ha aclarado que los magistrados del Tribunal "no tiene ninguna duda de que mostrar esas fotos es un delito".

La resolución indica que Interior conocía el lema, Etxean nahi ditugu (Los queremos en casa), "alusivo al motivo reivindicativo de las concentraciones, que es exclusivamente el de denunciar la política penitenciaria de dispersión que afecta a tales presos, expresada desde el ámbito de una asociación legalizada, -Etxerat-, formada por familiares y allegados de aquellos, y circunscrita a la situación de los presos de la localidad de Arrasate donde se celebran".

El TSJPV establece que, si el Gobierno Vasco no ha prohibido dichos actos, a la Sala le faltan elementos probatorios para actuar limitando el derecho de manifestación, ya que Interior ha afirmado que en otras ocasiones se han desarrollado concentraciones similares sin incidentes.

"Es un delito"

Las respuestas no han tardado en llegar. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que su departamento mantiene que eso "humilla a las víctimas" y constituye enaltecimiento del terrorismo.

Rubalcaba ha expresado su "respeto" por la sentencia del TSJPV y ha destacado que se refiere "a tres manifestaciones concretas", que la asociación de apoyo a los presos de ETA Etxerat prevé llevar a cabo en Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa).

"Nosotros vamos a seguir intentando demostrar ante los tribunales que entendemos que un acto de esta naturaleza siempre implica naltecimiento del terrorismo y que, por tanto, debería prohibirse", ha añadido el titular de Interior, que ha asegurado que su departamento seguirá trabajando para demostrar "que este tipo de actos y la presencia de esas fotografías humillan a las víctimas".

En cuanto a qué piensa hacer el Gobierno, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha anunciado que la Abogacía del Estado estudiará si cabe recurso contra esa decisión

Por su parte, el consejero del Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, la decisión del TSJ del País Vasco es "una tremenda equivocación" aunque en una entrevista concedida a RNE ha asegurado que su Departamento "acatará la decisión".

No obstante, ha precisado que la Ertzaintza levantará atestados para remitirlos a la Audiencia Nacional para que dictamine si "es delito o no" la exhibición de estas fotografías de reclusos condenados por asesinatos. Ares ha calificado de "puntual" la decisión del tribunal y ha asegurado que "no afecta a otras convocatorias en el futuro".

Pese a que acatará la decisión, el titular de Interior vasco pretende que la Audiencia Nacional clarifique "si exhibir fotos de presos etarras condenados o imputados por pertenencia a banda armada o asesinatos es posible hacerlo o no en nuestro ordenamiento jurídico y si es ilegal o no".

Rajoy: "No me gusta la sentencia"

En el mismo sentido se ha pronunciado el líder del PP en otra entrevista. Rajoy ha asegurado que no le "gusta" la sentencia porque es exhibir fotos de etarras es"un acto de exaltación del terrorismo".

"No me parece lo más edificante, en un país justo, democrático y libre, el que se promocione a un asesino, y por tanto, la sentencia no me gusta y estoy en desacuerdo", ha recalcado.

Ayer mismo, las Juntas Generales de Guipúzcoa acordaron con los votos del PNV, Hamaikabat, Aralar, EB y Alternatiba -sólo el PSE y el PP votaron en contra-, desaprobar la retirada de fotos de presos de ETA de las calles. Los partidos que apoyaron la moción consideran que la política de quitar estos símbolos terroristas, impulsada por el Departamento de Interior, no tiene justificación legal y, además, "viola gravemente la libertad de expresión".

La Ertzaintza inspecciona cinco bares de Mondragón con fotos de etarras

Agentes de la Ertzaintza han entrado hoy a cinco bares de Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa) para elaborar un informe sobre la colocación de fotos de presos de ETA y carteles de apoyo en estos establecimientos, que ha sido solicitado por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Según ha informado el departamento vasco de Interior, la entrada en estos locales se ha llevado a cabo a primera hora de la tarde por diferentes dotaciones de la Ertzaintza que han realizado sendas inspecciones oculares y han sacado fotografías del interior de los establecimientos. La misma fuente ha precisado que la operación ya ha concluido sin que se hayan registrado incidentes.

Más información