Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desafío laicista al Ramadán

Seis marroquíes serán juzgados por darse cita, a través de Facebook, para comer juntos en público durante el ayuno

A Zineb el Rhazaoui, periodista de 28 años, no le dio ni siquiera tiempo de llevarse a la boca el bocadillo con el que pretendía romper en público, junto con un puñado de seguidores, el ayuno del Ramadán en Marruecos. Y, sin embargo, El Rhazaoui y otros cinco jóvenes marroquíes van a ser juzgados por incumplir esa abstinencia, sagrada para los musulmanes, según anunció la agencia de prensa marroquí MAP.

A través de la red de Facebook, El Rhazaoui convocó, el domingo, en la estación de Mohamedia (20 kilómetros al norte de Casablanca), a una pequeña tropa de jóvenes laicistas para "reivindicar la libertad de culto recogida en la Constitución marroquí", señala.

"Más concretamente", prosigue la fundadora del Movimiento para la Defensa de las Libertades Individuales, "pedimos la abrogación del artículo 222 del código penal que castiga la inobservancia del ayuno con una pena de entre uno y seis meses de cárcel" además de una multa simbólica.

Desde la estación tenían la intención de caminar hasta un bosque cercano, para comerse un bocadillo en ese lugar apartado "y evitar caer en la provocación". Pero en el mismo andén les esperaban decenas de policías que también bucean por Facebook. Les obligaron a tomar el primer tren de regreso a Casablanca y ellos mismos subieron a bordo para asegurarse de que se marchaban.

A la estación de ferrocarril acudieron también algunos islamistas, deseosos de agredir a los "pecadores", y varios periodistas, marroquíes y extranjeros, advertidos por El Rhazaoui.

Esa presencia extranjera convirtió, a ojos del poder, la pequeña protesta laica en un compló. El consejero real Mohamed Moatassim se reunió con los jefes de los principales partidos políticos, según reveló ayer el diario Akhbar al Youm de Casablanca.

"Los que quieren comer en público cuentan con cómplices extranjeros", les reveló. "Son los mismos que estuvieron antaño tras los disturbios contra la unidad territorial", es decir, a favor de la independencia del Sáhara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009