Los ediles del PSOE de Benidorm dejan el partido y pactan con un tránsfuga

Los socialistas evitan que Pajín tenga que expedientar a su madre por la moción

Se van antes de que los echen. Los 12 ediles socialistas que ayer firmaron una moción de censura en Benidorm con un tránsfuga del PP para desbancar a los populares de la alcaldía han solicitado la baja formal de su partido. De esta manera, evitan que la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, se vea en la tesitura de expedientar a su madre, Maite Iraola, firmante de la moción.

Ahora la historia se repite, 18 años después, pero en sentido contrario, y con algunos matices. El PP llegó al Gobierno de Benidorm, en 1991, mediante una moción de censura, con la que Eduardo Zaplana inició su meteórica carrera política, primero en la alcaldía con el apoyo de la tránsfuga socialista Maruja Sánchez y luego como presidente de la Generalitat.

Más información
Salida forzada tras el órdago
El alcalde de Benidorm llama "cuatreros" que roban "la voluntad popular" a los ediles socialistas

Desde entonces, el PP ha ido ganando por mayoría todas las elecciones municipales. Ahora perderá el poder por el pacto entre ediles, que dejarán de ser socialistas, y un tránsfuga del PP. "Aquí nadie ha comprado voluntades", destacó el futuro alcalde, Agustín Navarro, al recordar que Bañuls se fue primero del PP y del Gobierno, y tres meses después llega la moción, que se debatirá el 22 de septiembre. Benidorm -capital turística por excelencia, con unos 70.000 habitantes censados pero una población en verano de 300.000 personas, así como una importante actividad económica- tendrá un Ayuntamiento en manos de unos concejales sin las siglas ni el paraguas de un partido político, y que manejarán un presupuesto anual de más de 100 millones de euros. De los socialistas, el único que habló fue Agustín Navarro, arropado por todos los ediles de su grupo, satisfechos por el resultado final. "La gente nos lo pedía por la calle, la presión ha sido brutal y se ha hecho lo mejor para Benidorm", coincidían varios ediles. "Teníamos que elegir entre gobernabilidad o PSOE, la decisión ha sido un desgarro, pero hemos tenido que dar la cara por nuestros ciudadanos", agregó Navarro. El tránsfuga del PP José Bañuls achacó a "las divergencias internas del PP" la presentación de la moción, que pretende "desbloquear una dinámica insoportable", tanto por la presión mediática como por la escasa gestión municipal. El alcalde, Manuel Pérez Fenoll, no hizo ninguna declaración ni comparecencia.

El portavoz municipal del PP, Antoni Pérez, tildó la moción como "asalto a la alcaldía en toda regla para romper la voluntad popular". Pérez no escatimó en calificativos: "Periplo infumable, fin de un sainete, crónica de un acto anunciado...". Los populares reaccionaron todos en tromba en la misma línea. El propio presidente nacional del partido, Mariano Rajoy, auguró que estos concejales volverán a presentarse en las próximas municipales en la lista socialista. "Ya verá cómo la mitad se presentan en las próximas", señaló Rajoy.

Mientras, el líder socialista valenciano, Jorge Alarte, aseguró "no sentirse desautorizado" ante la desobediencia. "No puedo controlar las actuaciones ni de 26.000 ni de cinco millones de valencianos", justificó. La dirección federal del PSOE instó a los ediles a recapacitar, aunque la mayoría de dirigentes socialistas alicantinos no podían ocultar su satisfacción al ver cómo la "venganza se sirve en frío".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Gobiernos que el PP logró con tránsfugas

- La Vila Joiosa. Un concejal tránsfuga de Iniciativa Independiente, un partido local, regaló la alcaldía de La Vila Joiosa (32.534 habitantes) a Jaime Lloret, del PP, en noviembre de 2008.

- Dénia. Un edil socialista tránsfuga apoyó el ascenso de Ana Kringe, del PP, a la alcaldía de Dénia (44.035 habitantes) en junio de 2008. Francisco Camps avaló la moción de censura con una visita a oficial a Dénia tres meses después.

- El Campello. Un concejal nacionalista tránsfuga rompió la alianza tripartita que gobernaba El Campello (26.043) hasta octubre de 2004 y entregó la alcaldía a Juan Ramón Varó, del PP. Varó sigue siendo alcalde.

- Ondara. Dos concejales tránsfugas del Bloc elevaron a la alcaldía de Ondara (6.217 habitantes) a Joaquín Ferrando, del PP, en febrero de 2001. Éste sigue siendo regidor de la localidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS