Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda quiere eliminar por completo los 400 euros del IRPF

El Gobierno planea elevar del 18% al 20% la tributación sobre el capital

La gran baza fiscal socialista en la campaña electoral de 2008 se ha convertido en la primera víctima de los estragos presupuestarios. El Ministerio de Economía y Hacienda quiere eliminar completamente la deducción de 400 euros que desde el año pasado se aplican 16 millones de asalariados y pensionistas en el IRPF, según fuentes próximas al Gobierno. Frente a la idea inicial de conservar esa rebaja fiscal para los contribuyentes de rentas más bajas, Hacienda es partidaria de anularla y conseguir un ahorro superior a los 4.000 millones de euros anuales sin introducir grandes modificaciones en los impuestos.

En plena campaña electoral, José Luis Rodríguez Zapatero decidió aligerar las retenciones de las nóminas de los contribuyentes en un momento en que las arcas públicas aún estaban boyantes. Revocar esa decisión, a la que se opuso el entonces vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, constituye una fórmula sencilla y relativamente indolora de subir impuestos. Porque eliminar los 400 euros implica elevar el IRPF, aunque sin tocar tipos ni otros elementos del tributo. La cantidad que Hacienda recupera con esa medida supera incluso la que se devolvió a los contribuyentes con la reforma fiscal de 2007.

Salgado no ve con buenos ojos una subida del IVA para cuadrar las cuentas

MÁS INFORMACIÓN

Esos 4.000 millones representan casi la mitad del recorte del gasto que Economía planteó inicialmente para los Presupuestos Generales del Estado de 2010. Se trata, por tanto, de una solución con gran impacto recaudatorio que concede un cierto margen en el complejo ejercicio de cuadrar las cuentas para el año próximo.

Pese al convencimiento de Hacienda de hacer desaparecer los 400 euros del marco tributario, el Gobierno se guarda un as en la manga que puede utilizar el Grupo Socialista en la negociación parlamentaria. Porque si los apoyos de los grupos de izquierda así lo requieren, Hacienda puede tener que ceder y conservar esa deducción para las rentas más bajas.

Otro de los elementos que ultiman estos días los técnicos del ministerio es cómo elevar la tributación sobre las rentas del capital anunciada por Zapatero. Una de las hipótesis es aumentar del 18% al 20% el tipo que grava todos los productos del ahorro, tanto el mobiliario (dividendos, intereses de cuentas corrientes...) como el inmobiliario (alquileres de pisos) y los fondos de inversión. El impacto de elevar dos puntos la tributación del capital no llega a los 1.000 millones de euros anuales, según fuentes socialistas. El coste político, sin embargo, puede resultar muy superior al de los 400 euros, pues la subida de impuestos es más evidente. La medida afectará a todo el ahorro -no habrá diferencias por productos-, que reportó a Hacienda más de 7.000 millones de euros el año pasado.

Si prospera esta iniciativa, será la segunda vez que el Gobierno socialista eleve la tributación sobre el capital. En la reforma fiscal de 2007 ya se subió del 15% al 18% el tipo general que se aplica a estos productos, aunque la simplificación que se realizó también supuso una rebaja en algunos casos. En general, las ganancias generadas en un año tributaban antes al tipo más alto que cada contribuyente tuviera en el IRPF, mientras que desde 2007 a todos los rendimientos del capital se les aplica un 18%.

Lo que Hacienda descarta completamente es una subida del IVA para aliviar las arcas públicas. Esta medida, reclamada por la CEOE y respaldada por algunos expertos, no es vista con buenos ojos en el departamento que dirige Elena Salgado. El argumento es que retraería aún más el consumo y afectaría de forma especial a los contribuyentes con menores ingresos.

A menos de tres semanas de aprobar los Presupuestos en el Consejo de Ministros, las opciones fiscales están más abiertas de lo que correspondería a una recta final de elaboración de las cuentas del Estado. El Gobierno necesita "elevar algo los ingresos y bajar los gastos", en palabras de un diputado socialista, para conseguir lo que parece imposible: que el déficit de las administraciones públicas se reduzca del 10% que se prevé alcance este año -la realidad puede superar fácilmente ese nivel- al 7,9% el año próximo.

La trampa de los cambios en las Sicav

Las Sicav, sociedades de inversión utilizadas por las grandes fortunas para rentabilizar sus ingresos, han saltado a la arena política con los cambios fiscales que se avecinan. El principal atractivo de estos instrumentos es que el beneficio que generan tributa al 1% en lugar del 30% que abonan las empresas convencionales (25% si son pymes). La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, no parece dispuesta a cambiar el marco fiscal de estas sociedades, según sugirió la semana pasada. Pero, como ocurre desde que se inició el debate de la subida de impuestos, el presidente del Gobierno lo ha matizado: "Estamos abiertos a lo que se proponga", respondió José Luis Rodríguez Zapatero a una pregunta sobre esta cuestión el pasado fin de semana en Onda Cero.

Hay una forma de conciliar los dos mensajes -cambios en las Sicav sin modificar la norma que las regula- que encierra una pequeña trampa. Esas sociedades, que requieren como mínimo 100 inversores con un capital conjunto de 2,4 millones de euros, abonan a Hacienda un 1% de sus beneficios. Pero cuando el inversor recupera su capital, la ganancia obtenida tributa al tipo general que grava el ahorro, es decir, el 18%.

De esa forma, si el Gobierno opta por elevar los impuestos sobre el capital, los socios de las Sicav pagarán más impuestos a la hora de retirar su inversión, un pequeño matiz que permite a Zapatero afirmar que puede haber cambios.

En España hay constituidas casi 3.400 Sicav, según datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el regulador de los mercados, relativos al tercer trimestre de 2008. Manejan un patrimonio de 27.143 millones de euros, cantidad equivalente a la dotación inicial del servicio público de empleo estatal en los Presupuestos de 2009 y que tuvo que ser ampliada para pagar las prestaciones por desempleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de septiembre de 2009

Más información