Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva polémica por el puente de Calatrava en Venecia

Un informe dice que no es seguro y que debe ser constantemente vigilado

Los problemas para Santiago Calatrava no cesan. El organismo italiano que supervisa las contratas públicas ha elaborado un informe en el que señala que el puente de la Constitución de Venecia, diseñado por el arquitecto e ingeniero español, no es seguro.

Según han recogido diversos medios de comunicación italianos, el informe establece que el puente no es una obra "en pleno funcionamiento" y recomienda, para su uso, que sea vigilado constantemente para garantizar "los niveles de seguridad mínimos de la normativa". En dicho documento, se alude a la existencia de presuntos errores en el proyecto de Calatrava, que el Ayuntamiento de Venecia no ha querido tener en cuenta. Según el informe, las pruebas que se han realizado "evidencian no pocos aspectos oscuros" y se apunta que "se puede perder repentinamente la funcionalidad del puente".

La consejera de Obras Públicas del ayuntamiento niega las acusaciones

La respuesta del consistorio de la ciudad de los canales no se ha hecho esperar: "No es en absoluto cierto que el puente sea inseguro. Sabemos que debe ser vigilado, pero lo sabemos desde el principio", declaró a la agencia Ansa la consejera veneciana de Obras Públicas, Mara Rumiz.

Desde su proyección, construcción e inauguración, que tuvo lugar el año pasado, el puente ha suscitado numerosas polémicas. El presupuesto inicial para era de 7,2 millones de euros, pero finalmente se disparó hasta los 11,2 millones.

A las críticas de su elevado coste se sumaron las de los retrasos en la construcción, puesto que en el 2002 se había fijado un plazo de poco más de un año para finalizar la obra.

Asimismo, la estructura suscitó opiniones negativas sobre su estética, ya que para algunos es demasiado moderna para la ciudad. La principal oposición la suscitaron tres cuestiones: la falta de un acceso para discapacitados en silla de ruedas, el sentimiento general de que no era necesario un cuarto puente sobre el Canal Grande y el estilo minimalista de la obra, que muchos consideran incompatible con la atmósfera veneciana.

El puente de la Constitución es una estructura ligera y flexible que mide 94 metros de largo y un ancho que varía entre los 5,58 y los 9,38 metros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de septiembre de 2009