Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López y Chaves cierran, tras 30 años, el traspaso de las políticas de empleo

El 'lehendakari' facilita el pacto al salvar la caja única de la Seguridad Social

Representantes del Gobierno vasco y el vicepresidente tercero del Ejecutivo central y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, anunciarán el lunes en Vitoria una reunión de la Comisión Mixta para octubre que acordará el traspaso de las políticas activas del Servicio Público Estatal al Gobierno vasco, con lo que pondrán fin a un contencioso de casi treinta años. Los Gobiernos vascos del PNV nunca aceptaron las políticas activas del Servicio Público de Empleo Estatal (antiguo Inem) porque exigían a los distintos Ejecutivos centrales -de UCD, PSOE y PP- en su traspaso fórmulas que, a juicio de los Gobiernos centrales, rompían la caja única de la Seguridad Social.

Las negociaciones anteriores encallaron siempre en las bonificaciones a la contratación a través de las cuotas que pagan las empresas a la Seguridad Social. Esta voluminosa partida se contabiliza en el Inem, pero quien la aporta es la Seguridad Social. Hasta ahora, el Gobierno vasco ha reclamado en virtud del sistema de financiación del Concierto Económico y Cupo, el 6,24% de ese concepto, y el desacuerdo de la Administración central con esa interpretación, que suponía a su juicio romper la caja única de la Seguridad Social, ha impedido un acuerdo que se dio en Navarra, que tienen también Convenio Económico y Cupo.

El traspaso de las políticas activas del Servicio Público de Empleo Estatal será posible, ahora, porque el lehendakari, Patxi López, ha aceptado que no se aplique la fórmula del Concierto Económico. El traspaso, que se avanzará en una reunión de la Comisión Bilateral de Cooperación Administración del Estado-comunidad vasca, que tampoco se reunía desde hace 11 años, será efectivo a partir del 1 de enero de 2010.

Las fuentes consultadas no especificaron la fórmula con la que se solventa esta discrepancia insalvable hasta ahora y que se traducirá en una gran diferencia en el montante económico del traspaso. Finalmente, parece que rondará los 300 millones de euros.

La consecuencia del bloqueo fue que Euskadi ha sido la única comunidad que, a los 30 años del comienzo del proceso autonómico, sigue sin disponer de esa competencia. El Gobierno de López ha hecho de este traspaso un símbolo de los nuevos tiempos en Euskadi, al poner el sentido práctico por delante de los prejuicios ideológicos con la reclamación de un instrumento eficaz para la lucha contra la crisis, como son las políticas activas del Servicio Público de Empleo Estatal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 2009