Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ahmadineyad purga el cuerpo diplomático y la universidad

El presidente iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, parece dispuesto a cortar por lo sano con las tensiones provocadas por su controvertida reelección. Mientras el Parlamento examina el nuevo Gabinete, las purgas se han dejado sentir en el cuerpo diplomático y se ciernen sobre la universidad y el mundo académico. Una cuarentena de embajadores acaban de ser destituidos, entre ellos varios críticos con la represión de las protestas que siguieron a las elecciones de junio. El Ministerio de Exteriores asegura que se trata de una remodelación habitual de sus 130 misiones diplomáticas. Sin embargo, las agencias semioficiales Fars y Mehr señalan que varios de los diplomáticos cesados "tomaron partido durante las recientes protestas postelectorales a favor de los manifestantes", por lo que su cese tiene los visos de un "castigo".

La inquietud cunde también en las universidades iraníes, especialmente en los departamentos de ciencias sociales y políticas, espoleada por las recientes declaraciones del líder supremo iraní, Ali Jameneí, y del propio Ahmadineyad contra los estudios de "materias e ideas seculares", a las que consideran el germen de la desestabilización que sufre la República Islámica, informa The New York Times.

Jameneí dijo esta semana que el estudio de las ciencias sociales "promueve las dudas y la incertidumbre", y pidió a los "defensores ardientes del islam" que revisen su enseñaza en las universidades. "Muchas de las humanidades y las artes liberales se basan en filosofías cuyos fundamentos son el materialismo y la incredulidad en las enseñanzas divinas e islámicas", dijo Jameneí el pasado domingo. El estudio de asignaturas como la filosofía o la sociología incomoda al régimen iraní tanto como los intercambios y los viajes académicos.

Mientras, el Parlamento pospuso ayer 24 horas el voto de confianza del nuevo Gabinete designado por Ahmadineyad, después de un largo y tenso debate. Ayer debían examinarse los perfiles de los ministros del Petróleo e Interior. Uno de los nombramientos más polémicos es el del ministro de Ciencias, Kamran Daneshjoo, que fue encargado, como viceministro del Interior, de organizar las elecciones del 12 de junio. La oposición acusa a Ahmadineyad de querer "atizar" el conflicto.

Al menos 26 personas, según las autoridades (69, según los opositores) murieron en la sangrienta represión de las protestas contra el fraude electoral de junio. Miles de manifestantes fueron detenidos, y unos 200 siguen en prisión. A la luz han salido denuncias de torturas y violaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de septiembre de 2009