Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fin de la bolsa del 'súper'

Los 50 supermercados de una cadena sustituyen los envases de plástico por ecológicos - Eliminarlos todos en la región supondría un ahorro de 15 millones

La entrada del supermercado de la plaza de Lavapiés estaba ayer por la mañana más llena de carros de lo normal. No fue que tuviese más clientes, sino que muchos se habían animado a recuperar la vieja costumbre de ir a hacer la compra con el carro a rastras. Pero tampoco era un arrebato de nostalgia. Desde ayer, los 50 supermercados de la cadena Carrefour en Madrid ya no dan bolsas de plástico para llevarse la compra a casa.

"La idea es buena. Sólo hace falta adaptarse, como a todo". La opinión de Rosi Vicario, vecina de 42 años, se repetía ayer entre muchos de los compradores. Parece que les convencieron las ideas de "reducir", "reutilizar" y "reciclar" que se repetían en los chalecos de cada uno de los trabajadores del súper.

"Cuestan dinero, ensucian y se las tragan los animales", dice una ecologista

MÁS INFORMACIÓN

Aunque también hubo quien se mostró reticente, sobre todo, a la hora de tener que pagar por otro tipo de envase. "Se quejan, se quejan", comentaba una cajera con sorna. "Me río yo del medioambiente", lanzaba irónico un cliente tras pasar por caja. "Si bajan los precios me parece bien; si no, se están ahorrando dinero a nuestra costa", apuntó, por su parte, Fernando Díez, mientras cargaba su compra en un supermercado Mercadona, donde siguen con el sistema de siempre.

En las cajas de Carrefour, para superar la desaparición del plástico, se ofrecen opciones diversas: desde bolsas de fécula de patata por cinco céntimos, a otras más grandes, de rafia -25 céntimos- o de algodón -1,70 euros- e incluso carritos plegables por 3,90 euros. Durante las primeras semanas se regalan bolsas con cada compra. La idea es que cada uno acabe trayendo la suya de casa. Ayer, volvieron a verse por los pasillos bolsas de tela, de publicidad o de otros establecimentos. "Como se hacía antes", recalcaba Miguel Mazzorana, de 53 años, tras lamentar que él, pese a estar prevenido, se había olvidado la suya en casa.

"Es una medida que se tenía que tomar en España, que está detrás de muchos otros países", opina un portavoz de la asociación de consumidores Facua. "Estamos mal acostumbrados a que en el súper nos regalen las bolsas", añade, "aunque dudamos de si su eliminación bajará los precios o sólo aumentará los ingresos de la tienda".

La cadena de supermercados asegura que su intención "no es vender bolsas" y que los compradores pueden traerse las suyas propias. En cuanto a lo que puedan ahorrase por dejar de adquirir estos envases (incluido el pago de una contribución a la empresa que se encarga del reciclaje), Carrefour asegura que "si se produce, se reinvertirá en los precios". La empresa no facilitó datos de cuánto gastaban en la compra de bolsas de plástico para su reparto gratuito. La Asociación Española de Industriales de Plásticos denunció, por su parte, que se trata de una campaña de marketing y que oculta los beneficios que van a obtenerse a cambio, según Europa Press.

En España, el primer productor europeo y el tercer consumidor de este tipo de envases, se distribuyen 10.500 millones de bolsas al año. Cada ciudadano consume de media 238 de estos envases, de los que 1.000 unidades cuestan unos 12 euros (un céntimo por unidad). Los habitantes de Madrid, por lo tanto, suponen un gasto de unos 15 millones de euros al año para el sector.

"Cuestan dinero, ensucian, se las tragan los animales", enumera Leticia Baselga, responsable de Residuos de Ecologistas en Acción. "Nosotros abogamos por la eliminación total. Deberían instaurarse medidas más estrictas en vez de dejarlo a la voluntad de cada empresa".

La iniciativa de este supermercado, que arrancó el pasado 1 de agosto en Jaén, ayer se extendió a Madrid y el País Vasco, y acabará instalándose en toda España a finales de año, le ha convertido en el primer establecimiento que elimina totalmente este producto.

Las bolsas de plástico son altamente nocivas para el medioambiente y el Estado pretende ponerles fecha de caducidad. El Plan Nacional Integrado de Residuos del Ministerio de Medio Ambiente, aprobado a principios de año, fijó como objetivo acabar con el 50% de las bolsas de un sólo uso para el 2010. Y que ese mismo año esté en vigor el calendario para sustituir los plásticos no biodegradables y para su prohibición progresiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de septiembre de 2009