Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:cine

Autodegradación

En su penúltima película, Takeshi Kitano parece situarse en un lugar equidistante de Fellini, Mishima y Groucho Marx. Del primero hereda la epifanía de Ocho y medio: la crisis creativa como partida para la invención de lenguaje. A la manera de Mishima, parece dispuesto a demostrar que la autodestrucción no excluye ni la épica ni la belleza. Y al igual que Groucho, al autor no le gusta un club que le acepte como socio: en este caso, el de cineastas de prestigio.

Glory to the filmmaker dramatiza la crisis creativa del cineasta en forma de narrativa fragmentaria. Lo que sigue es una sucesión de micropelículas que parodian el cine de Ozu, la comedia romántica, el terror oriental y otros géneros antes de apostar por una trama catastrofista e insensata. Es la película en la que Kitano, el director, ha estado más cerca de Kitano, el motor del televisivo Humor amarillo, pero el resultado demuestra que, en ocasiones, los caminos de la autodegradación creativa conducen a desconcertantes manifestaciones de lo sublime.

GLORY TO THE FILMMAKER

Dirección: Takeshi Kitano.

Intérpretes: Takeshi Kitano, Toru Emori, Kayoko Kishimoto, Anne Suzuki.

Género: comedia. Japón, 2007.

Duración: 108 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 2009