Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
música

El festival Espantapitas denuncia excesos policiales

La Guardia Civil de Níjar desmiente las acusaciones

Registros constantes, cacheos, intimidaciones y largas esperas. La organización del festival Experiencia Espantapitas, en Campohermoso (Almería), denunció ayer que la Guardia Civil se excedió en los controles en los alrededores del recinto. El certamen, con Macaco y Ojos de Brujo como cabeza de cartel, congregó a unas 13.000 personas entre el viernes y el sábado pasados. La asociación cultural El Marrajo recoge las quejas de "cientos de asistentes" que protestaron en las taquillas por el trato recibido, y la próxima semana planea formalizar una denuncia. La Guardia Civil de Níjar desmiente las acusaciones.

Desde 1999, cuando nació Experiencia Espantapitas, la organización desarrolla un plan de seguridad y emergencia en coordinación con el Ayuntamiento. "Somos los primeros que buscamos la mayor seguridad posible", señala el director del festival, Víctor Sola. Pero este año el número de controles fue desmesurado; y las formas, desproporcionadas. "No había motivo para tanto despliegue. En 10 años nunca hemos tenido problemas, nuestro público es familiar y juvenil".

El recinto se abría desde primera hora de la tarde, cuando comenzaban las primeras actividades antes de los conciertos. Y a esa misma hora se iniciaban los controles. Decenas de guardias civiles se situaban en la salida de la autovía que conduce al recinto, en Campohermoso, una localidad cercana a Níjar, junto al parque natural de Cabo de Gata.

Daba igual la procedencia. Familias, vecinos, voluntarios de la asociación y trabajadores; cualquiera era registrado. Y lo peor, según Sola, fueron las formas: "Un trato agresivo, vejatorio, con inquina. Llegaron a insinuar a la gente que se drogaba". Otra de las organizadoras, que prefiere mantener el anonimato, asegura: "Cachearon a músicos y personal e incluso les obligaron a desnudarse". Desde la página web de Espantapitas convocan a todo aquel que se sintiera intimidado.

La Guardia Civil negó ayer estos hechos. Se remitió a una nota de prensa que publicó el lunes, en la que hizo balance del festival. "Se controló e identificó a más de 500 personas y 250 vehículos". Tres detenidos (uno por posesión de cocaína; otro por conducir borracho, y otro por infringir la Ley de Extranjería) y cerca de 1.000 dosis de drogas (cocaína, hachís y marihuana) incautadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de agosto de 2009