Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trichet advierte contra la complacencia ante la incipiente recuperación

Al francés Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE), le inquieta oír hablar de recuperación. En Jackson Hole, en el encuentro de banqueros centrales celebrado en las montañas de Wyoming, Trichet advirtió a las autoridades económicas que no deben olvidar las lecciones de la devastadora crisis actual y reclamó que las reformas financieras sigan adelante, ahora que parece que lo peor de la tormenta ya ha pasado. "Estamos empezando a salir del episodio de turbulencias, pero queda un enorme trabajo por delante", aseguró en la sesión final.

Numerosos economistas, encabezados por Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York y uno de los grandes gurús de la crisis, han criticado con dureza algunas decisiones del BCE, como subir tipos en julio de 2008. Trichet se defendió de las acusaciones de actuar con menos agresividad que la Reserva Federal -el banco central de Estados Unidos- para reavivar la economía.

Varios consejeros del BCE aseguraron, además, que esperan que la economía de la eurozona salga de la recesión en el tercer trimestre, impulsada por las medidas de estímulo que han puesto en marcha varios países. Alemania y Francia ya no están en números rojos, al igual que economías menos potentes, como la portuguesa o la griega. Pero lo más probable para el eurobanco es que no haya una recuperación sostenida hasta 2010.

A diferencia del año pasado, los banqueros centrales respiraron más tranquilos en esta edición, con una perceptible sensación de alivio por los signos de optimismo que aparecen aquí y allá, a pesar de la cautela. El debate se centra ahora en cuándo retirar los planes de estímulo y las medidas excepcionales, y para los bancos centrales la cuestión crucial es cuándo empezar a subir los tipos de interés. Los riesgos de cometer errores son graves: una recaída en la recesión o la vuelta de la temida inflación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de agosto de 2009