Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primer aniversario del accidente de Spanair

Las víctimas del JK5022: "El avión nunca, nunca debía haber despegado"

Tres placas recordarán en Barajas a los 154 fallecidos hace un año

La imagen pasó desapercibida. Ante la carpa instalada en el aeropuerto de Barajas para recordar el primer aniversario de la tragedia de Spanair esta justo enfrente de un avión DC-9 retirado. El avión es el antecesor y prácticamente idéntico al MD siniestrado y fue puesto allí en 2004 como símbolo. Ante él desfilaron las familiares de las víctimas, hacia una sencilla misa en recuerdo de las 154 víctimas. Allí repetían el mensaje que instantes antes lanzó en rueda de prensa el vocal de la asociación de víctimas del vuelo JK5022 Javier Rodríguez: "Ese avión nunca, nunca debía haber despegado. Había indicios más que suficientes para pararlo. Hubo un sinfín de irregularidades que nadie supo apreciar. Llevaba dando problemas cuatro días pero le dieron soluciones para salir del apuro".

La comisión simula el vuelo para ver si los pilotos pudieron evitar la tragedia

Tras la misa llegó lo más emotivo, quizá lo más doloroso. Una hilera de autobuses los llevó hasta el lugar exacto en el que un año antes se estrelló el avión. Allí, junto al Arroyo de la Vega, a la derecha de la pista 36L de Barajas, un monolito recordará a las víctimas del mayor accidente aéreo en España desde 1983. "En un lugar... siempre en nuestros corazones", rezan las tres placas en memoria del accidente descubiertas ayer en Barajas.

Los familiares oscilaron de la rabia a la pena. Rabia como la que expresó José Pablo Flores. Él viajaba en ese avión. No quiere recordar esa mañana más allá de que "el avión no se elevaba". Y critica que "ni pilotos, ni mecánicos, ni los ingenieros de Spanair detectaran el problema", que el avión manifestó seis veces los dos días previos y que inactivaba la alarma que hubiera avisado a los pilotos de que se habían olvidado de desplegar los flaps. La mezcla habitual, errores humanos y técnicos, que pueden llevar a un accidente aéreo.

Los afectados piden que se investigue el avión, pero también el aeropuerto de Barajas y cómo reaccionó al accidente. "Las ambulancias tardaron 40 minutos en llegar y allí nunca se había hecho un simulacro", resumió Rodríguez.

Para la mayoría de ellos ha sido un año muy duro. Un año en el que han estudiado sobre flaps, alarmas de aviones, listas de comprobación. Julio Pastor, miembro del equipo de investigación de la asociación, analizó el contenido del informe provisional de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC). "Al avión le fallaba la alarma de mala configuración en el despegue y sin él la norma impide volar".

Pastor reveló que la CIAIAC está realizando ahora simulaciones en las que reconstruye las condiciones de aquel día para ver "si la pericia del piloto podría haberlo hecho volar". Es decir, la comisión investiga en qué condiciones el avión podría haber despegado. Si con otro viento (llevaba viento de cola, la peor circunstancia) o con otras maniobras de los pilotos habría salido a esa situación. Los pilotos redujeron la potencia de un motor cuando comenzó a alabear de un lado a otro. También añadió que en el 80% de los casos similares en otros aviones los mecánicos sustituyeron el relé que supuestamente falló en Barajas. En este caso, sin embargo, los mecánicos permitieron que volara con el mismo relé.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de agosto de 2009