Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nos la quitaban de las manos..."

Los payeses venden en una hora en Lleida 700 kilos de fruta a precio de mayorista

El mercado instalado ayer por el sindicato Unió de Pagesos (UP) delante del Auditorio Municipal de Lleida, en pleno eje comercial de la ciudad, para protestar por los bajos precios que los mayoristas pagan por los productos agrarios se quedó pronto sin existencias ante el gran éxito que tuvo la iniciativa entre los viandantes. Decenas de personas se agolparon en las paradas para proveerse de fruta, hortalizas, vino, aceite y frutos secos a un precio justo, el que los agricultores consideran que deberían percibir para ganarse la vida.

"Hoy habríamos despachado la carga de un camión. La gente nos quitaba las bolsas de manzanas y melocotones de las manos. Algunos se querían llevar 10 bolsas de cada fruta, pero no se trataba de vender cantidades, sino de demostrar al consumidor que alguien le está engañando cuando compra", dijo un dirigente del sindicato agrario convertido en vendedor de fruta por unas horas.

La campaña por un precio 'justo' seguirá en otras partes de Cataluña y Madrid

Los consumidores podían comprar cuatro kilos de fruta por un euro

Según UP, con esta acción que congregó a centenares de compradores y curiosos se trataba de demostrar que los eslabones intermedios de la cadena de distribución encarecen los precios de los productos agrícolas en perjuicio de productores y consumidores. En este mercado callejero los sorprendidos transeúntes pudieron llevarse a casa dos kilos de manzana Golden por 0,50 euros, dos de melocotón rojo por 0,30 y un litro de aceite de oliva por 3 euros. La misma manzana que los mayoristas compran al agricultor a 0,15 euros el kilo se vende en la tienda a 1,80.

El mercado exhibió en siete puestos productos de Lleida y de otros lugares de Cataluña. "Me parece muy bien que los agricultores vendan directamente sus productos a un precio que cubra costes. Se quejan con toda la razón del mundo y yo les apoyo", señaló Carme Bernadó mientras abonaba 50 céntimos por dos kilos de melocotones. El puesto de fruta dulce fue el más concurrido desde el primer momento, lo que hizo que los 700 kilos que se pusieron a la venta se agotaran en menos de una hora.

Pepita Obiols abandonó el mercado creyendo que había hecho una compra muy económica. Se llevó dos kilos de manzanas, dos de melocotones, una bolsa de pimientos y un calabacín de regalo. Por todo pagó 1,80 euros. "En la tienda me habría costado 7 euros. Ojalá este mercado estuviera cada día. Es injusto que los distribuidores abusen de los payeses y de todos nosotros", añadió.

La campaña de UP que persigue establecer unos precios justos tanto en el campo como en la ciudad tendrá continuidad tanto en Catalunya como en el resto de España. La primera semana de septiembre, los agricultores instalarán el mercado delante de la sede del Ministerio de Agricultura, en Madrid, y durante ocho días venderán productos de diferentes comunidades al precio que consideran justo.

Joan Caball, coordinador general del sindicato agrario, considera indispensable, en la actual situación de crisis que atraviesa el sector, denunciar la gran diferencia de precios que existe entre lo que ellos perciben y entre lo que pagan los consumidores, así como el abuso del poder dominante que, a su juicio, ejercen las grandes cadenas de distribución. Caball recordó que en Cataluña cuatro cadenas de supermercados concentran el 55,6% de las ventas de fruta. "Nosotros demostramos que se puede vender a un precio justo que permite al agricultor ganarse la vida y al consumidor comprar más barato. Sólo pedimos que la Administración active los mecanismos de intervención que tiene sobre los precios para garantizar la transparencia del mercado", dijo el sindicalista agrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de agosto de 2009