Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moscú cifra en 76 los muertos en el accidente de la hidroeléctrica

Rusia perdió ayer las esperanzas de encontrar con vida a las 64 personas desaparecidas tras el catastrófico accidente que destrozó el lunes tres de las diez turbinas de la central hidroeléctrica siberiana de Sayano-Shúshenskaya, la de mayor capacidad de generación de energía del país. "Aunque la búsqueda continúa, es improbable que se encuentren sobrevivientes en la zona inundada", reconoció ayer Vasili Zubakin, director en funciones de la central, construida entre 1968 y 1985. Con los desaparecidos y muertos confirmados, el número de víctimas se eleva a 76.

Las causas del accidente siguen sin esclarecerse. El ministro de Situaciones de Emergencia, Serguéi Shoigu, declaró que el desastre fue provocado por un repentino incremento de la presión hidráulica, pero que la causa de ese incremento aún es un misterio. Alexandr Tolóshnikov, miembro de la dirección de RusHydro, la compañía a la que pertenece la central, no confirmó la hipótesis del Gobierno. "Los equipos han mostrado que no hubo un aumento de la presión, sino que saltó la tapa de la turbina". Tolóshnikov no excluyó la hipótesis de un atentado terrorista, algo que sí descartó la fiscalía, cuyos investigadores no encontraron restos de sustancias explosivas.

Además de la tragedia humana, el accidente ha provocado otra ecológica: la mancha de aceite formada a raíz del desastre ya se extiende a lo largo de 80 kilómetros sobre el río.

Los primeros cálculos indican que sólo las reparaciones de los daños en la central costarán más de 220 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de agosto de 2009