Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANEL GUAITA | Padre divorciado

"Los hombres estamos cambiando"

Manel Guaita no puede esconder su satisfacción por la sentencia que acaba de conocer.

Pregunta. ¿La esperaba?

Respuesta. Tenía esperanzas, pero siempre te quedan algunas dudas, porque soy un caso atípico.

P. ¿En qué?

R. Nuestra pareja era el mundo al revés. Ella es una empresaria con proyección profesional que quiso separarse y se fue de casa. Yo tenía más posibilidades de estar con los hijos y lo hice. Me parece que no soy el típico padre, porque me dedico mucho a ellos y estoy más predispuesto que la mayoría de los hombres.

P. ¿Cree que todavía es válido ese estereotipo?

R. Algo está cambiando en la sociedad y los hombres también estamos cambiando. Pero deberíamos dedicar más tiempo a los hijos y ser más los que lo hiciéramos. No todo es el trabajo y la proyección profesional y los niños lo notan mucho si estás por ellos.

P. ¿Cómo llevan los suyos la separación?

R. La mayor, que tiene poco más de seis años la lleva mejor que el pequeño, que acaba de cumplir tres.

P. ¿Cómo han quedado las relaciones con su ex esposa?

R. Bien, muy bien. Los juicios y las sentencias no nos han distanciado porque los dos hemos puesto mucho de nuestra parte para que así fuera. Ella dice estar arrepentida por haberlo llevado todo tan lejos al recurrir a la Audiencia de Barcelona, para que al final se confirmara íntegramente la sentencia que ya teníamos.

P. Por lo tanto, se puede quedar bien, aunque se acuda a los tribunales.

R. Mi caso es un ejemplo, pero cada uno tiene que poner de su parte y pensar en los niños. Nosotros los hemos mantenido en su entorno después de la ruptura y seguimos viviendo muy cerca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de agosto de 2009