Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESCAPADAS

El arte flota sobre Venecia

Rincones de la ciudad y su laguna en los que descubrir las propuestas de la Bienal

Nunca como este año la oferta de los denominados eventos colaterales de la Bienal de Venecia ha sido tan amplia, variada y atractiva. Alejarse de los centros neurálgicos de los Giardini y el Arsenal para buscar la Bienal más oculta y secreta conlleva la doble ventaja de apartarse del bullicio y la multitud para descubrir rincones de Venecia ajenos al habitual recorrido turístico.

Es el caso de la Isla de la Certosa, donde se presenta una obra de John Gerrard para el pabellón de la Royal Hibernian Academy de Dublín, una proyección en pantallas gigantes de un paisaje virtual tridimensional, meticulosamente reconstruido por el artista a partir de imágenes reales. La isla, antaño refugio de los monjes cartujos y lugar de sepelio de los nobles venecianos, ofrece tranquilidad, paseos románticos y un exclusivo hotel de 18 habitaciones que acoge las intervenciones del proyecto Creative Rooms, que reúne las obras de artistas de diferentes tendencias y generaciones sobre el tema del silencio "como antítesis al ruido de los estereotipos cotidianos".

El silencio sorprende gratamente también al desembarcar en la Isla de la Giudecca, donde se ubican los pabellones de Palestina y Gales. El paseo vale la pena, sobre todo en el caso de Gales, que ha elegido una antigua fábrica de cerveza para estrenar una instalación audiovisual inédita de John Cale, cofundador con Lou Reed y Nico de los míticos Velvet Underground.

En tierra firme, la cartografía artística de la ciudad se ha enriquecido con un nuevo polo museístico en la zona de los antiguos almacenes de la sal, situados en la península de Dorsoduro. Allí se encuentran dos centros permanentes: la espectacular Colección Pinault, que ocupa el edificio de Punta della Dogana, reestructurado por Tadao Ando, y la fundación dedicada al pintor Emilio Vedova. Para esta última, el arquitecto Renzo Piano ha creado un montaje dinámico en el que las telas no se quedan quietas, pegadas a la pared, sino que, gracias a un sofisticado sistema robótico, se desplazan por el aire. La inauguración de estos nuevos centros ha impulsado los demás museos venecianos a esmerarse con propuestas especialmente interesantes, como la exposición de la artista libanesa Mona Hatoum, que ha introducido sus instalaciones en las salas históricas de la Fundación Querini-Stampalia o la torre entre gótico y morisca que el belga Wim Delvoye ha colocado en la fachada de la Peggy Guggenheim Foundation.

El Giardino delle Vergini, al final del Arsenal, acoge diferentes intervenciones site-specific, incluido un vídeo de los españoles Bestué y Vives. Además, el Jardín de las Vírgenes tiene una salida posterior hacia el barrio de Castello y la vía Garibaldi que resulta ideal para una parada gastronómica antes de enfrentarse al maratón de los pabellones nacionales en los Giardini.

Prepara tu escapada a la ciudad de los canales con la Guía de Venecia

Guía

Información

» Bienal de Venecia (00 39 041 521 88 28; www.labiennale.org). Hasta el 22 de noviembre. De 10.00 a 18.00. Los Giardini cierran el lunes, y el Arsenal, el martes. Entrada, 18 euros; estudiantes, 8 euros.

Dormir

» Certosa Hotel (00 39 041 277 86 32; www.venicecertosahotel.com). Isola della Certosa. La doble, 130 euros.

» B&B A Le Boteghe (00 39 34 91 97 48 33; www.aleboteghe.it). Calle de le Boteghe 3438. San Marco. Acogedor y refinado B&B. Doble, 110 euros.

Comer

» Il Refolo (00 39 041 524 00 16). Via Garibaldi. Bocadillos, quesos y embutidos inolvidables en la calle que une los Giardini y el Arsenal, las dos sedes principales de la Bienal. Entre 8 y 15 euros.

» Hostaria all'Ombra (00 39 041 523 11 79). Via Garibaldi. Cocina típica veneciana. Entre 15 y 30 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de julio de 2009

Más información