Los puertos de Bilbao y Pasajes bajan su actividad entre un 17% y un 39%

La actividad portuaria, uno de los termómetros más fieles de la economía, refleja la virulencia de la crisis. El tráfico de mercancías en los dos principales puertos vascos, Bilbao y Pasajes, ha tenido en el primer semestre una bajada desconocida desde la década pasada: un 17,5% en Bilbao y un 39% en Pasajes.

En los muelles del primero se movieron 15,72 millones de toneladas, frente a los más de 19 millones de los primeros seis meses de 2008. La diminución fue especialmente patente en la carga seca (que incluye el tráfico en contenedores, mercancía general convencional y graneles sólidas), con un 35%, mientras que los graneles líquidos tuvieron un menor impacto, con una bajada del 6%. El principal producto del Puerto de Bilbao, el crudo de petróleo para Petronor, sigue su tendencia alcista, con un 7% y 4,4 millones de toneladas en el semestre. En el resto, destaca la bajada del fuelóleo (-21%), el gas natural (-13%) y, sobre todo, los productos siderúrgicos (-50%).

En Pasajes, el descenso del 38,9% en la actividad supuso que se movieran 1,5 millones, frente a los 2,5 millones del primer semestre de 2008. El presidente de la Autoridad Portuaria, Miguel Buen, aseguró que este descenso no obliga a revisar "la necesidad de la dársena exterior", aunque apuntó, sin dar más detalles, que sus cifras "se van a replantear", informa Efe.

Defensa de la ampliación

Buen recordó que el puerto representa el 1,9% de PIB guipuzcoano y que, con la construcción de la dársena exterior, se espera incrementar esta cifra. Añadió que la limitación de los diez metros de calado del canal de acceso a la bahía interior "hace que muchísimos barcos no puedan entrar" o que, de hacerlo, tengan que "salir a media carga o a dos tercios de carga", lo que limita muchísimo las posibilidades del puerto actual.

Buen advirtió de que si la actividad comercial del puerto de Pasajes desapareciera, también lo harían unos "3.000 puestos de trabajo directos" y que todas las industrias que operan ahora mismo a través de él tendrían que "trasladarse a otros lugares".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mientras, la asociación ecologista Jaizkibel Bizirik, contraria a la ampliación, pidió al presidente del Puerto de Pasaia la paralización del proyecto y que "aprenda de los desastres económicos" de los puertos exteriores en construcción de A Coruña y Gijón, "inmersos en una situación de bancarrota y con la posible retirada de financiación europea". En un comunicado, la organización informó de que los costes de construcción se han disparado en Gijón en un 50% sobre las previsiones y en A Coruña, un 30%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS