Mercado laboral

El Gobierno carga contra la CEOE por defender el despido libre

Los sindicatos consideran "una tomadura de pelo" la propuesta empresarial - El Ejecutivo acusa a la patronal de exigir la indefensión de los trabajadores

En tres párrafos se puede expresar malestar, profundo malestar o un enfado monumental, rayano con la ira. El Ministerio de Trabajo, en un comunicado hecho público anoche, mostró todo eso y más con la patronal CEOE tras el fracaso de dos meses de negociaciones para firmar un acuerdo social. El Gobierno, además, apuntó con el dedo: "El presidente de la organización empresarial [CEOE, Gerardo Díaz Ferrán]", señala el comunicado, "fue incapaz de explicar, en la cena celebrada ayer [por el miércoles] en Moncloa, las razones por las que no aceptaba el documento que sí habían consensuado ya sindicatos y Gobierno".

Tras explicar que la patronal incumplió el compromiso de mandar un texto alternativo con tiempo para ser examinado, Trabajo calificó de "profundo malestar" el estado de ánimo del Gobierno y se lanzó a la crítica en tromba contra la organización empresarial. Según el departamento que dirige Celestino Corbacho, la CEOE exige "que los trabajadores no tengan posibilidad de defensa jurídica en caso de despido". No se trata, remarca el Gobierno, de "despido más barato", sino "de despido libre", algo que "no respeta las líneas rojas en las que se basaba todo el proceso de diálogo".

Trabajo dice sentir un "profundo malestar" por la actitud empresarial

Más información

Con todas las cargas de profundidad lanzadas, Trabajo ha convocado a sindicatos y patronal a una nueva reunión, hoy a las cinco de la tarde, en la que, según explicó el ministerio en el mismo comunicado, "se intentará que los empresarios expliquen a qué se debe su cambio de actitud, al exigir unas medidas que en ningún caso y por distintas razones, ni el Gobierno ni los sindicatos pueden admitir".

Y es que la patronal, en la propuesta enviada ayer tras el fracaso del encuentro en La Moncloa, había vuelto a la casilla de salida. Las consecuencias son claras: se aleja el acuerdo social que buscaba el Gobierno antes de agosto. En el "papel", como lo definieron asistentes a la cena, la CEOE propone puntos como abrir el debate sobre la reforma laboral, rebajar agresivamente las cotizaciones a la Seguridad Social (en las cuentas que ofrecen en su documento amplían el margen hasta la cuantía de seis puntos, 15.302 millones de euros cuando un punto de recorte se valora en 2.500 millones) o que la reducción temporal del impuesto de sociedades para pymes no implique mantener el empleo. En la introducción, la patronal da su visto bueno al subsidio de 420 euros para parados sin rentas durante medio año. Fuentes cercanas a la patronal admiten que en la cabeza de los empresarios estaría conseguir una rebaja de cotizaciones de dos a tres puntos, aunque no figure así en el documento, en el que estarían jugando de nuevo de farol.

Los sindicatos, que se reunieron tras recibir el documento, lo definieron como "una tomadura de pelo" y "una enmienda a la totalidad" a la propuesta que días antes había puesto sobre la mesa el Gobierno. Lo que, para ellos, queda lejos de las matizaciones prometidas en la cena. Así que decidieron que no tenía mucho sentido reunirse con los empresarios.

Fuentes de La Moncloa, antes de conocer el contenido de la propuesta patronal, afirmaron que poner sobre la mesa una reforma laboral "significa que se quiere romper la negociación". En las 16 páginas y siete capítulos del documento, además de la rebaja de cotizaciones, se pide la reducción del impuesto de sociedades para pymes en cinco puntos en el beneficio destinado a reinversión aunque se destruya empleo; intensificación de la inversión en infraestructuras, vivienda y rehabilitación; medidas de control del absentismo y la bonificación al 100% de las cotizaciones sociales por 240 días en las regulaciones de empleo temporales.

En el capítulo de medidas a medio plazo, la patronal propone abrir a partir de 1 de septiembre el debate sobre la reforma laboral. También pide que las agencias de colocación con ánimo de lucro puedan convertirse a partir del 1 de enero de 2010 "en agencias de empleo" y que se elimine el veto para que las empresas de trabajo temporal colaboren con la administración.

Cándido Méndez y Celestino Corbacho, en un acto reciente.
Cándido Méndez y Celestino Corbacho, en un acto reciente.GORKA LEJARCEGI

Los posiciones en la mesa de diálogo

Sindicatos

- Ayudas mensuales de 420 euros a parados sin rentas durante un año.

- Reclamación de un plan de actuación urgente para hacer frente al deterioro de la coyuntura económica con inversiones en infraestructuras, turismo, vivienda.

- Declaración con compromisos y calendarios para abrir la discusión sobre el camino a seguir para cambar de modelo económico.

Gobierno

- Ayudas mensuales de 420 euros a parados sin rentas durante seis meses. El programa puede prorrogarse seis meses más.

- Recortes de cotizaciones a la Seguridad Social de un punto y medio. Uno sólo durante 2010 y otro de forma permanente.

- Mejorar el funcionamiento de los servicios públicos de empleo para aumentar su mediación en el mercado laboral

Patronal

- Abrir en el próximo septiembre un debate sobre la reforma laboral.

- Recortes de cotizaciones a la Seguridad Social. Ayer estimaron que había margen para más de seis puntos.

- Colaboración de las agencias de colocación privadas con los servicios públicos de empleo.

- Recorte de cinco puntos en el impuesto de sociedades para Pymes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50