Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El modelo Bolonia encarece un 20% el precio del curso universitario

Ser profesor de instituto costará 810 euros, cuatro veces más que ahora

El Consejo Valenciano de Universidades aprobó ayer el incremento de tasas universitarias. Si el año pasado la subida se quedó por debajo del aumento de la inflación, la fijada para el curso que viene, el primero con el modelo de Bolonia, aconseja ponerse el cinturón. Un curso universitario de grado (como se llaman las nuevas carreras) costará un 19% más que un curso de licenciatura. A ello hay que añadir que los cursos de los másteres oficiales tendrán precios superiores a los de las carreras. Incluso los más baratos, aquellos que son necesarios para poder ejercer una profesión, obligarán a los alumnos a rascarse el bolsillo. Hacer el máster de un año para ser profesor de instituto saldrá por 810 euros, cuatro veces más de lo que han pagado este curso los estudiantes del viejo CAP (Curso de Aptitud Pedagógica).

Sólo el rector de la Universitat de València se opone a semejante subida

La propuesta de la Consejería de Educación fue discutida durante horas en el consejo, que reúne a todos los rectores valencianos. La única voz que se opuso con firmeza a una subida de tal calibre fue la de Francisco Tomás, rector de la Universitat de València. Tomás, partidario de subidas inferiores, dirige el campus que más títulos de grado implantará el año que viene, 22. Y su universidad ha sido, además, el núcleo valenciano de la protesta de estudiantes contra el proceso de Bolonia.

Una de los argumentos del movimiento ha sido justamente que la entrada de España en el Espacio Europeo de Educación Superior supondría un encarecimiento de las carreras. Y el Consejo de Universidades de ayer les da en ese aspecto la razón.

La secretaria autonómica de Universidades, María Amparo Camarero (el consejero Alejandro Font de Mora presidió el inicio del consejo y se marchó) se esforzó por matizar la subida. Señaló, por ejemplo, que con el modelo anterior una carrera completa (con un nivel de experimentalidad dos sobre cinco) costaba 2.951 euros. Y que esa misma carrera, transformada en grado, costará 2.806.

La diferencia es que la carrera antigua (licenciatura) duraban cinco años y la nueva durará cuatro. De modo que el incremento de precio por curso alcanza el 19%. Y la diferencia es también que el nuevo modelo invita al alumno, aunque no sea obligatorio, a estudiar a continuación un máster, que en España duran generalmente un año. Y la distancia entre el precio de las carreras y el de los másteres es muy considerable.

El precio de los créditos en las nuevas carreras va desde los 10,83 euros de las menos experimentales y por tanto menos caras de impartir (caso de Historia) hasta los 16,53 de las más caras (Farmacia). La horquilla en los masters oficiales van desde los 13,5 euros del que habilita para ser profesor de secundaria a los 98 euros que cuesta el crédito del máster de Viticultura, Enología y Gestión de la Empresa Vitivinícola. Este último, que oferta la Universidad Politécnica dura dos años y consta de 120 créditos. Cuesta, en total, 11.760 euros, 5.880 por curso.

Es cierto que los masters privados son mucho más caros. Y que el llamado crédito ECTS (adaptado a Bolonia) representa 25 horas de trabajo del alumno dentro y fuera del aula frente a las 10 horas de clase del crédito universitario actual. Requiere más implicación del profesorado y por eso, admitió ayer Camarero, es más caro. Pero también es cierto que, pese a las reiteradas peticiones de los rectores, ese cambio de modelo no va a ir acompañado de más fondos por parte de la Generalitat. Y seguramente por eso ayer todos los rectores, salvo Tomás, prefirieron no discutir la subida de tasas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 2009