Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ningún transbordador volará si no se aclara la caída de aislante

El 'Endeavour' atraca en la ISS tras ser fotografiado para analizar los daños

La caída de varios trozos de espuma aislante del tanque del transbordador Endeavour, durante el lanzamiento el miércoles, y su impacto en la panza de la nave han supuesto un gran disgusto y preocupación para la NASA y han quitado ya brillo a la celebración del 40 aniversario de la llegada del hombre a la Luna. Por un lado, la agencia dice que no está preocupada por los daños que pueda haber sufrido la cubierta térmica del Endeavour, porque los trozos se desprendieron bastante tarde durante el ascenso. Por otro, anuncia que no se producirá un nuevo lanzamiento mientras no se aclare la causa de este contratiempo y no se compruebe que los tanques ya preparados para las próximas misiones no tienen el mismo defecto.

Lo que preocupa es el tanque del que se ha desprendido la espuma aislante

"No estamos preocupados por este incidente [el del Endeavour] pero tenemos que comprender lo que está pasando antes de pensar en el próximo vuelo", ha dicho John Shannon, director del programa del transbordador. "Esto es nuevo, no sé si se trata de un problema de materiales o de proceso pero llegaremos hasta el fondo antes", indicó a Reuters. Lo que preocupa a Shannon es que la espuma se ha desprendido esta vez, sobre todo, del anillo central del tanque, el que conecta el depósito de hidrógeno líquido con el de oxígeno líquido.

Cuando el tanque se soltó del Endeavour, a los ocho minutos y medio del despegue, las imágenes permitieron ver claramente algunas zonas en ese anillo central en las que se había desprendido la espuma. Algunos expertos han relacionado este hecho con los cinco intentos de lanzamiento anteriores del Endeavour. En varios de ellos la suspensión se produjo después de haber llenado el tanque con los combustibles a bajísima temperatura que luego tuvieron que ser extraídos.

Mientras tanto, los expertos en tierra están ya estudiando las numerosas imágenes de la cubierta térmica tomadas el jueves y ayer para comprobar que el transbordador podrá regresar dentro de dos semanas sin sufrir el destino catastrófico del Columbia en 2003 cuando reentraba en la atmósfera terrestre. Aquel accidente, en el que murieron los siete tripulantes, se debió a la misma causa: el desprendimiento de espuma del tanque principal durante el lanzamiento. Los impactos rompieron parte del aislante en el borde de ataque del ala izquierda, por el que entraron gases enormemente calientes.

Las imágenes que estudian ahora con gran detalle los expertos fueron tomadas, durante el viaje hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) por una cámara situada en el extremo del brazo robótico del transbordador y por las cámaras de la estación cuando el Endeavour se acercaba ayer.

El atraque en la ISS se produjo sin problemas a las 19.47, hora peninsular. Los 13 astronautas que se reunieron ayer -seis de la tripulación permanente y siete del transbordador- representan el mayor número que ha habido nunca en el espacio en una sola instalación.

La inspección fotográfica, con cámaras de alta resolución, forma parte de la rutina de los vuelos desde que se reanudaron tras el accidente del Columbia. A pesar de los cambios introducidos entonces en la fabricación del tanque, el problema de ingeniería persiste y eso es lo que preocupa a los responsables del transbordador.

El próximo vuelo de un transbordador es el del Discovery, previsto para el 18 de agosto. Luego faltan otros seis, que igualmente tienen el objetivo de completar la construcción de la ISS, antes de que en 2010 sean retirados definitivamente estos vehículos espaciales. Éste es el calendario oficial, que puede sufrir variaciones, ya que todo el programa espacial estadounidense se está revisando por orden del presidente Barack Obama.

El nuevo director de la NASA, Charles Bolden (antiguo tripulante del transbordador), que fue confirmado el jueves por el Senado de Estados Unidos, no ha tomado posesión todavía y no ha hecho declaraciones por el momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 2009