Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Granados ve posible que sus agentes vigilaran a espiados

El consejero madrileño admite que se controlaron domicilios

"No sé cuál es el resultado de los posicionamientos [de los teléfonos móviles de los ocho agentes de la Consejería de Interior investigados por una juez por espionaje], pero no creo que sea una gran noticia que en un acto público haya la demostración de que había algún miembro de la seguridad que tiene obligación de prestar seguridad a los miembros del Gobierno. No creo que tenga la menor trascendencia".

Las palabras del consejero de Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, el jueves, cuando presentó la reestructuración del aparato de seguridad del Gobierno de Aguirre, admiten la posible presencia de agentes en los actos de los miembros del Gobierno regional, lo que supone un giro copernicano en la estrategia del Gobierno de Aguirre sobre su escándalo de espionaje.

Prada nunca fue informado de que se le practicaran contravigilancias

Un juzgado de Madrid investiga si los ocho agentes sospechosos de redactar los partes de seguimiento del ex consejero Alfredo Prada y del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, estuvieron en los actos de los espiados. Los seguimientos incluían sus actos políticos, pero también comidas privadas, fotografías y matrículas de sus interlocutores, y seguimientos hasta el domicilio.

Para conocer sus movimientos, la juez ha solicitado a las compañías telefónicas el posicionamiento de las llamadas que pudieran haber realizado esos meses. Ante la posibilidad de que se confirme la presencia de alguno de los agentes en los mismos lugares que los políticos seguidos, Granados ya se ha anticipado a minimizarlo: "No tiene trascendencia".

Granados añadió: "Los técnicos de la Comunidad se han dedicado exclusivamente a labores de seguridad, incluida la seguridad de edificios y de las personalidades del Gobierno, como complemento de la seguridad prestada por el Ministerio del Interior. Estas actividades han sido de contravigilancia y avanzada en los actos públicos, y en edificios y en domicilios particulares". Ahora parece reconocer que las avanzadas y las contravigilancias no eran competencia de la consejería, sino del Ministerio, ya que las acaba de encomendar a una futura unidad de 80 policías nacionales.

Portavoces de Granados no descartan que Prada haya sido protegido con avanzadas o contravigilancias, pero no precisan fechas: "No hay un informe". Prada nunca fue informado de tales protecciones, ni las ordenó en su etapa al frente de la consejería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 2009