Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 79% de los convenios colectivos está aún pendiente de negociar

El bloqueo de la negociación afecta en Andalucía a 293.000 trabajadores

La negociación colectiva en Andalucía está bloqueada. Así lo denuncian los sindicatos mayoritarios UGT y Comisiones Obreras de Andalucía, que señalan que en lo que va de año sólo se han cerrado acuerdos en 68 de los 324 convenios colectivos pendientes de negociar. Es decir, quedan sin acuerdo un total de 256 convenios colectivos que afectan a 293.170 trabajadores de 47 sectores provinciales y de 209 empresas. Además, otros 250.000 trabajadores están pendientes de que se revisen sus salarios en virtud de convenios vigentes, que la patronal no aplica argumentando la situación de crisis.

"Queda el 79% de los convenios por negociar y en números globales casi 295.000 trabajadores que no tienen cubierta sus garantías laborales", afirma Carmen García Jurado, secretaria de Acción Sindical y Relaciones Laborales de UGT Andalucía, quien denuncia además que otros 250.000 trabajadores andaluces están pendientes de que se les aplique la revisión salarial prevista en sus convenios vigentes, pero sin aplicación en 2009 por la negativa patronal a llevarlos a efecto.

La CEA niega que promueva la parálisis de los convenios

"¿Cómo se puede hablar de subir el salario el 3,5% con la crisis?"

Los sindicatos argumentan que la patronal ha diseñado una estrategia cuyo objetivo es "dilatar la negociación colectiva, provocar la ruptura del diálogo y judicializar las relaciones laborales" con la negativa a aplicar los convenios vigentes.Según Francisco Carbonero, secretario general de Comisiones Obreras de Andalucía, "la estrategia es no pagar sobre todo en sectores de gran contratación eventual. Cuanto más tiempo pase sin acuerdo más gente acaba sus contratos y menos reclamaciones se ponen. Las rentas del trabajo pasarán al bolsillo del capital".

Carbonero apunta además un dato temporal, los juicios por reclamaciones de cantidad se están fijando para septiembre de 2010, "y el trabajador eventual teme además que si reclama no lo vuelvan a contratar".

Ante esta coyuntura, UGT y Comisiones Obreras han decidido incrementar esta semana la presión, y exigir al Ejecutivo andaluz que preside José Antonio Griñán que intervenga. Manuel Pastrana, secretario general de UGT de Andalucía, lanzó la pasada semana la amenaza de paralizar la mesa del VII Acuerdo de Concertación Social de Andalucía, cuya negociación se inició a finales de mayo.

Francisco Carbonero matiza la iniciativa promovida por su colega ugetista: "No vamos a concertar ninguna medida que suponga dar dinero público a las empresas mientras no cumplan con la aplicación de los convenios que tienen firmados". "Si nos levantamos de la mesa es dar una patada a la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) en el culo del Gobierno, y eso no lo voy a hacer", indicó Carbonero quien insiste en la necesidad de que la Junta intervenga.

Los sindicatos se preguntan el interés de la patronal por "incrementar la crispación social" al negarse a negociar los convenios pendientes y a aplicar los vigentes. "Vamos a exigir a la Junta que en el marco de la concertación exija a la CEA un pronunciamiento y que digan que lo que está firmado hay que cumplirlo".

García Jurado pone también el acento en la falta de sintonía entre las patronales de las distintas provincias andaluzas. Como ejemplos destaca que la patronal onubense de la construcción haya aceptado aplicar el convenio vigente frente a la negativa del resto de las siete provincias andaluzas. O que Cádiz sí aplique el convenio de la hostelería firmado para 2009 y Málaga lo tenga bloqueado. "No tiene sentido, salvo la estrategia de jugar con la estacionalidad y la eventualidad de los trabajadores, que les permitirá no pagarles cuando finalmente se les obligue: entonces ya no estarán trabajado", dice García Jurado, quien insiste en llevar el asunto a la mesa de la concertación la próxima semana.

Frente a estas denuncias, la patronal andaluza no entra en el debate. La pasada semana, tras la huelga de la construcción celebrada el 1 de julio, los sindicatos quisieron abordar el asunto en una reunión de la mesa de concertación. La Confederación de Empresarios de Andalucía se negó rotundamente: "No es un asunto de concertación", esgrimen.

Fuentes de la CEA indicaron a este periódico que no existe una actuación coordinada por su parte. "No tenemos ninguna estrategia. La CEA, como parte de la patronal española, está negociando con el Gobierno central la reforma laboral, y esa es la única estrategia que tenemos actualmente. Respecto a los convenios, son problemas sectoriales o de las empresas que deben abordarse dentro del marco de la negociación colectiva", afirmaba una fuente de la dirección de la organización empresarial andaluza.

Esta fuente resaltaba que la negativa a aplicar el convenio de la construcción que prevé una subida del 3,5% en 2009 tiene su argumentación en "la situación actual" de crisis económica. "En un sector con una gran depresión, con 800.000 despidos, con la inflación negativa, ¿cómo se puede hablar de subidas salariales del 3,5%?", afirmaba. Estos medios indicaron que "la realidad económica impide llevar a cabo estas subidas, salvo que se quiera que cierren más empresas o que se despida a más gente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 2009