La central es prescindible, la energía nuclear no lo es

España, hoy por hoy, no puede prescindir de la energía nuclear.Ésta aportó, según datos de la asociación patronal eléctrica Unesa, el 18,3% de la generación eléctrica en 2008. En un país con una dependencia energética del 80%, los 7.727 megawatios de potencia nuclear instalada en ocho grupos y seis plantas, son vitales para garantizar el suministro energético sin arruinar a la población.

Pero el hecho de que la energía nuclear sea hoy por hoy imprescindible no quiere decir que, llegado el caso, no se pueda prescindir de una instalación concreta. Más si se tiene en cuenta que, en este momento de caída de consumo, sobra potencia instalada.

En este sentido, Garoña se ha convertido en símbolo. Aunque es la más antigua de las centrales en funcionamiento —con Vandellós I y Zorita formó el grupo de centrales españolas de primera generación— y la más pequeña, con 466 megawatios instalados, se ha convertido en el banderín de enganche del movimiento pronuclear. Garoña sólo representa el 1,36% de la electricidad que se genera en España anualmente, pero la extensión de su actividad supone abrir la puerta a una industria que ha languidecido en Occidente en las últimas décadas.

Más información
Garoña queda para el próximo Gobierno

Las miradas de las empresas energéticas españolas están puestas en Estados Unidos, país con 104 plantas nucleares y en el que el organismo regulador está concediendo permisos de funcionamiento por sesenta años a centrales con más de treinta años de operación. Lo ha hecho en 52 casos, según han destacado las eléctricas. En todo el mundo, donde funcionan 436 nucleares, existen 47 nuevas plantas en construcción, fundamentalmente en China (12), Rusia (ocho) e India (seis). En la UE, sólo Francia (una) y Finlandia (una) tienen centrales en construcción.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS