Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zimbabue recibe una lluvia de millones de China

Pekín insta a sus empresas a desarrollar el país africano

China ha acordado un crédito de 675 millones de euros para revitalizar la economía de Zimbabue, ha informado el primer ministro del Gobierno de unidad y líder del Movimiento para el Cambio Democrático, Morgan Tsvangirai.

El Ejecutivo necesita 8.000 millones de dólares (5.685 millones de euros) para reconstruir un país arruinado por años de desastrosa conducción política y colapso económico.

El presidente Robert Mugabe, que lanzó hace ocho años una cruzada contra los granjeros blancos, que eran propietarios de las mejores tierras -el pulmón económico del país-, se vio forzado en febrero a aceptar un Gobierno de unidad con la oposición, impuesto, entre otros, por la Suráfrica de Thabo Mbeki. El actual presidente surafricano, Jacob Zuma, es muy crítico con Mugabe, al que considera un dictador.

El fraude de las últimas elecciones presidenciales colocó al país al borde del enfrentamiento civil. La única salida fue forzar ese Gobierno de unidad, criticado por los sectores más conservadores de ambos partidos.

Tsvangirai se ha defendido de las acusaciones de los suyos diciendo que lo ha hecho por responsabilidad, para evitar el hundimiento de su país, que tras el colapso del sistema sanitario se enfrentaba a un estallido de cólera en el que han muerto más de 4.000 personas.

Una prueba de las dificultades es que esta semana los ministros del Movimiento para el Cambio Democrático abandonaron una reunión por el hecho de que estaba presidida por Mugabe.

A su vez, los seguidores del presidente han criticado estos días a Tsvangirai por no lograr ayudas concretas en su reciente gira por Occidente, que le llevó a Estados Unidos y Reino Unido, dos de los países más críticos con Mugabe. El primer ministro afirma que en la gira ha asegurado 500 millones de dólares. Washington le ha prometido 73 millones de dólares.

China, muy activa en África -sobre todo donde hay materias primas-, es uno de los pocos países que han apoyado a Zimbabue en los últimos años. "Alentaremos y facilitaremos que más compañías chinas se impliquen en el desarrollo de Zimbabue", aseguran las autoridades de Pekín.

La situación económica de Zimbabue es tan grave que desde noviembre no se mide la inflación. No se encuentra dinero para pagar a los trabajadores. Tampoco a los ministros ni al presidente, según informa el diario Herald.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009