Touriño descubrió los trapicheos del empleado que ordenó su muerte

La policía investiga si el presunto inductor del 'crimen de Santaló' aprovechaba el cargo para hacer negocios propios

Manuel M. B. encargó matar a su jefe, el ejecutivo Félix Martínez Touriño, después de que éste descubriera que aprovechaba el cargo como jefe de audiovisuales del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona (CCIB) para sacar provecho económico. Ésa es la versión que sostienen fuentes de la investigación y que ayuda a entender mejor el móvil del crimen de Santaló, cometido el 9 de febrero a manos de un sicario amateur al que Manuel pagó alrededor de 12.000 euros.

Tras acceder al cargo de director del CCIB, Martínez Touriño observó comportamientos sospechosos en su subordinado. En concreto, descubrió que Manuel podía estar cobrando comisiones ilegales a proveedores de servicios audiovisuales de Barcelona y que daba trato de favor a empresas de amigos y familiares. El ejecutivo le dijo que debía cerrar de inmediato su chiringuito y que pensaba relegarle o despedirle. Pero El Manolo -así se le conoce en el sector audiovisual- no estaba dispuesto a perder y, supuestamente, encargó el crimen.

"Le gustaba mucho el dinero y cogía lo que podía", dice una empresa del sector
Más información
La juez decreta prisión para tres de los detenidos por el asesinato de Martínez Touriño

Martínez Touriño fue asesinado de un único disparo la mañana del 9 de febrero en la calle de Santaló. Al día siguiente, El Manolo recibió, en su despacho del parque del Fórum, la llamada del responsable de un proveedor del CCIB. "Le di el pésame por lo ocurrido. Me dijo que no pasaba nada. Y lo hizo con una calma que ahora, viendo lo ocurrido, asusta", afirma este empresario, que pide el anonimato.

Sin estudios, Manuel M. B. comenzó haciendo fotografías en bodas, bautizos y comuniones. Hace 20 años entró a trabajar en una empresa audiovisual, donde lo aprendió todo. La cosa no acabó bien: fue acusado de sustraer material para revenderlo y de "traicionar a su jefe" llevándose a otra empresa a dos de los técnicos más cualificados.

Hace cinco años, El Manolo recaló en el CCIB para hacerse cargo de la parte audiovisual. El centro posee material propio y de primera calidad, pero en ocasiones un cliente necesita organizar un gran acontecimiento y es necesario alquilarlo a empresas externas. De eso se encargaba el detenido y ahí es donde, presuntamente, cometió los abusos.

"Es un mafiosillo. Le gustaba mucho el dinero y cogía lo que podía de aquí y de allá", señala el gerente de una firma ubicada en Barcelona, que tampoco quiere facilitar su identidad, sobre el instigador del crimen. "Hacía pagar impuestos revolucionaros y a muchos nos dejó fuera porque exigía descuentos de hasta el 40%", detalló otro empresario.

"Es un déspota total. Trata a los trabajadores como esclavos. Hoy muchos celebran que esté detenido", narró un técnico que ha trabajado a sus órdenes varios años. "A los free-lance les contrataba para cinco días, pero después, al segundo día, les decía que ya no les necesitaba. Tampoco respetaba las vacaciones y obligaba a hacer jornadas larguísimas", señala otra fuente.

El Manolo, coinciden las fuentes consultadas, tiene un carácter difícil. Incluso actúa "de forma obsesiva y compulsiva" cuando ve a sus dos hijos jugar en Cornellà, donde vive con su mujer.

Las fuentes consultadas no creen la versión oficial de los Mossos, es decir, que Manuel mató a Martínez Touriño porque pensaba que iba a ser despedido. Opinan que hay algo más. "No tiene sentido. No hubiera tenido problema en encontrar trabajo. Tiene buen currículum y muchos contactos... ¡Pagaría por tener su tarjetero!", explicaba ayer el responsable de una empresa del Maresme.

Manuel pasará hoy a disposición judicial. Ayer, la titular del Juzgado de Instrucción número 18 de Barcelona decretó prisión provisional para María Pilar M. B., la hermana del inductor del homicidio, por asesinato. La juez ordenó también prisión para el sicario que perpetró el crimen, Jorge Andrés M. G. Una vez que hayan concuido todas las declaraciones, la juez decidirá sobre la situación de los otros cinco detenidos, todos colombianos, que facilitaron información, el arma y ayuda logística.

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS